¿Transgrede el límite en la deducibilidad de la inversión en automóviles el principio de proporcionalidad tributaria?

La capacidad contributiva en materia de impuesto sobre la renta, se comprende respecto de la utilidad que genera cada contribuyente, es decir, considera los ingresos que genera y las deducciones que les son necesarias para generar esos ingresos.

Algunos contribuyentes ven una inconstitucionalidad en el hecho de que haya un límite en la deducibilidad de la inversión en automóviles de hasta $ 175,000.00, considerando para el caso particular de cada persona que el excedente de esa cantidad también es una erogación indispensable y propia de su operación y que el limitar la deducibilidad es no considerar que ese excedente también está involucrado en esa capacidad contributiva.

Tratándose de inversiones reali­zadas en automóviles cuya propulsión es a través de baterías eléctricas recargables, así como los automóviles eléctricos que además cuentan con motor de combustión interna o con motor accionado por hidrógeno, son deducibles hasta por un monto de $250,000.00. Sin embargo, desafortunadamente para los contribuyentes existe tesis jurisprudencial de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en la que resolvió (1) que no se viola el principio de proporcionalidad tributaria.

(1) Tesis: 2a./J. 53/2011. Jurisprudencia. Localización: Novena Época. Instancia: Segunda Sala. Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta XXXIII, Marzo de 2011. Página: 618. Materia(s): Constitucional.

Por: Redacción

Deducibilidad de los servicios aduaneros

La fracción XXII del artículo 28 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta dispone que no serán deducibles los pagos por servicios aduaneros, distintos de los honorarios de agentes aduanales y de los gastos en que incurran dichos agentes o la persona moral constituida por ellos en los términos de la Ley Aduanera.

¿Efectivamente no podremos deducir un gasto por un servicio aduanero que paguemos directamente?

En realidad y dicho en otros términos, lo que la fracción XXII dispone es que tratándose de operaciones de comercio exterior se establece como requisito de deducibilidad que los gastos inherentes a ellas sean realizados a través de agentes aduanales. Es probable que el legislador al establecer la referida obligación quiso asegurarse que la deducción se efectúe respecto de importaciones o exportaciones efectivamente realizadas, de ello que se requiera la participación de agentes aduanales.

Es requisito para la deducción de la erogación, que los comprobantes estén a nombre del contribuyente; en relación con ello, el artículo 62 del Reglamento de la Ley del Impuesto Sobre la Renta establece que tratándose de operaciones de comercio exterior, en las que participen como mandatarios o consignatarios los agentes aduanales, se podrán deducir para los efectos del impuesto, los gastos amparados con comprobantes expedidos por los prestadores de servicios relacionados con estas operaciones a nombre del importador, aun cuando la erogación hubiere sido efectuada por conducto de los propios agentes aduanales. El artículo establece una forma de pago por cuenta de terceros que hace el agente aduanal.

Tengamos en cuenta que las importaciones que realizamos a través de empresas de mensajería no son deducibles.

Por: Redacción

Acreditamiento para efectos del IVA

En repetidas ocasiones hemos comentado que no obstante que los arrendadores hagan uso de la opción que les establece el artículo 115 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta de deducir un monto equivalente al 35% de sus ingresos sin necesidad de comprobantes fiscales, en sustitución de las deducciones propias de la actividad, teniendo el beneficio que de hacerlo de tal manera puedan además deducir el impuesto predial, no están imposibilitados de acreditar el IVA de las erogaciones que se señalen en los comprobantes con los que cuenten.

La fracción I del artículo 5 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado dispone que para que sea acreditable el impuesto las erogaciones deben ser estrictamente indispensables precisando que se considerarán como tales cuando “sean deducibles para los fines del impuesto sobre la renta, aun cuando no se esté obligado al pago de este último impuesto”.

El IVA es acreditable pese a que los gastos no se deduzcan para efectos del impuesto sobre la renta dada la opción de la deducción del 35% referida, pues consideremos que las disposiciones se refieren a que las erogaciones “sean deducibles para los fines del impuesto sobre la renta”, y no así que “hayan sido deducidas”. Esto ya fue sentenciado en ese sentido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Por: Redacción

Persona que atiende una visita domiciliaria

La fracción II del artículo 44 del Código Fiscal de la Federación establece que cuando los auditores fiscales se presentan en el domicilio fiscal del contribuyente con la finalidad de notificarle una orden de visita domiciliaria y este o en su caso su representante legal no se encuentren se deberá dejar citatorio con la persona que se encuentre en dicho lugar para que el mencionado visitado o su representante los esperen a la hora determinada del día siguiente para recibir la mencionada orden. El numeral precisa que si no lo hicieren, la visita se iniciará con quien se encuentre en el lugar visitado.

Por su parte, la fracción I del artículo 46 del referido ordenamiento dispone que de toda visita en el domicilio fiscal del contribuyente se levantará acta en la que se harán constar en forma circunstanciada los hechos u omisiones que se hubieren conocido por los visitadores y que este señalamiento hará prueba de su existencia, para efectos de cualquiera de las contribuciones a cargo del visitado en el periodo revisado.

Tribunales Colegiados de Circuito han establecido en tesis aislada que en el acta circunstanciada se deberá señalar (1) la forma en que el personal actuante se enteró de la ausencia del destinatario del mandamiento, como presupuesto para poder entender la diligencia con un tercero.

(1) Localización: Novena Época. Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito. Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta XXXIII, febrero de 2011
Página: 2436. Tesis: VIII.1o.P.A.98 A

Por cierto, el Tercer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Sexto Circuito ha sostenido que si el visitador asienta en el acta que entendió la diligencia en el domicilio fiscal del contribuyente con un tercero que le manifestó ser su trabajador, dicha actuación es válida, no obstante que éste sea menor de edad pero mayor de 15 años, porque si bien es cierto que, por regla general, las diligencias entendidas con menores de edad son ilegales, también lo es que, en el caso, se está en presencia de una excepción ya que la Ley Federal del Trabajo autoriza el trabajo de estos menores.

Por: Redacción