¿Qué es lo procedente cuando se tiene manifestada una actividad en el RFC y se obtienen ingresos por otra diferente?

Las escrituras constitutivas señalan que las personas morales pueden realizar varias actividades como por ejemplo enajenación de bienes, prestación de servicios, arrendamiento de inmuebles, u otras que los accionistas consideran pueden realizar derivadas de la sociedad que constituyen.

Hay casos en los que las empresas se constituyen con la intención de realizar un tipo de actividad y posteriormente, dadas las circunstancias del mercado, cambian de giro.

Cuando una persona, física o moral, cambia de actividad preponderante debe manifestarlo al Registro Federal de Contribuyentes.

El artículo 45 del Reglamento del Código Fiscal de la Federación señala que se considerará actividad preponderante aquella actividad económica por la que, en el ejercicio de que se trate, el contribuyente obtenga el ingreso superior respecto de cualquiera de sus otras actividades.

Respecto de las personas que inician actividades dicho numeral establece que los contribuyentes que se inscriban en el Registro Federal de Contribuyentes manifestarán como actividad preponderante aquélla por la cual estimen que obtendrán el mayor ingreso.

En su parte final, el artículo citado precisa que el Servicio de Administración Tributaria publicará el catálogo de actividades económicas a través de su página de Internet y en el Diario Oficial de la Federación.

El artículo 16 del Código Fiscal de la Federación considera como actividades empresariales a:

I. Las comerciales.

II. Las industriales.

III. Las agrícolas.

IV. Las ganaderas.

V. Las pesqueras.

VI. Las silvícolas.

El artículo 29 del Reglamento del Código Fiscal de la Federación, en su fracción séptima, dispone que las personas físicas o morales presentarán, en su caso, aviso de actualización de actividades económicas y obligaciones;

El artículo 30 del referido reglamento señala en su fracción V que el aviso de actualización de actividades económicas y obligaciones antes referido, se presentará cuando el contribuyente:

a) Inicie o deje de realizar una actividad económica que ten­ga como consecuencia la modificación de la clave del catá­logo de actividades económicas que emita el Servicio de Ad­ministración Tributaria o cambie su actividad preponderante;

b) Opte por una periodicidad de cumplimiento diferente res­pecto de una actividad u obligación ya manifestada en el registro federal de contribuyentes, o bien, cuando opte por no efectuar pagos provisionales o definitivos, en términos de las disposiciones fiscales;

c) Elija una opción de tributación diferente a la que viene aplicando, respecto de la misma actividad económica y que dé lugar a un cambio de obligaciones fiscales, que implique un régimen de tributación diferente, y

d) Tenga una nueva obligación fiscal periódica de pago por cuenta propia o de terceros o cuando deje de tener alguna de éstas.

En función de lo comentado si cambiamos de actividad debemos manifestárselo a la autoridad exactora.

Por: Redacción

Los actos accidentales y los ocasionales para fines del Impuesto al Valor Agregado

A partir de 2020 se insertó en la Ley del Impuesto al Valor Agregado la figura de los actos ocasionales, los cuales deben entenderse diferentes a los actos accidentales.

El artículo 33 de la Ley de la materia establece que:

“Cuando se enajene un bien o se preste un servicio en forma accidental, por los que se deba pagar impuesto en los términos de esta Ley, el contribuyente lo pagará mediante declaración que presentará en las oficinas autorizadas, dentro de los 15 días siguientes a aquél en el que obtenga la contraprestación, sin que contra dicho pago se acepte acreditamiento. En las importaciones a que se refieren las fracciones II, III y V del artículo 24 de esta Ley (intangibles), que se realicen en forma ocasional, el pago se hará en los términos antes mencionados. En las importaciones ocasionales de bienes tangibles el pago se hará como lo establece el artículo 28 de esta Ley. En estos casos no formulará declaración mensual ni llevará contabilidad; pero deberá expedir los comprobantes fiscales a que se refiere la fracción III del artículo 32 de esta Ley y conservarlos durante el plazo a que se refiere el artículo 30, tercer párrafo del Código Fiscal de la Federación”.

En relación con el párrafo anterior, consideremos que el artículo 28 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado señala que tratándose de importación de bienes tangibles, el pago tendrá el carácter de provisional y se hará conjuntamente con el del impuesto general de importación, inclusive cuando el pago del segundo se difiera en virtud de encontrarse los bienes en depósito fiscal en los almacenes generales de depósito, sin que contra dicho pago se acepte el acreditamiento, no obstante, el Ejecutivo Federal en la Exposición de motivos con la cual se insertó en ley la figura del acto ocasional, precisó que el referido artículo 28:

“Sólo regula la forma en que debe efectuarse el pago en la importación de bienes “tangibles”, lo que implica que forzosamente debe tratarse de bienes que se presentan ante la aduana, cuyo pago del IVA se considera provisional ocasional, el pago se hará en los términos antes mencionados. En las importaciones ocasionales de bienes tangibles el pago se hará como lo establece el artículo 28 de esta Ley. En estos casos no formulará declaración mensual ni y se hace mediante declaración que se presenta ante la propia aduana.

“Tratándose de las importaciones ocasionales de bienes “intangibles” y de servicios que, por su propia naturaleza, no pasan ni son controlados por las aduanas, no se prevé en el ordenamiento citado (es decir, en la Ley del IVA) la forma y plazo para efectuar el pago, por lo que se considera que se debe aplicar la misma regla prevista para los casos en los que se enajene un bien o se preste un servicio en forma accidental en el país, a efecto de homologar el tratamiento.

Cabe precisar, que para las importaciones de los bienes y servicios mencionados en el párrafo anterior, que se realicen de manera habitual, ya se encuentra prevista la forma y plazo de pago en el artículo 5o.-D de la Ley del IVA, conforme al cual en estos casos el impuesto se calculará por cada mes de calendario y los contribuyentes efectuarán el pago del impuesto mediante declaración que presentarán ante las oficinas autorizadas a más tardar el día 17 del mes siguiente al que corresponda el pago, por lo que para estos supuestos no se requiere ninguna adecuación.

Por lo anterior, se considera necesario prever en el artículo 33, primer párrafo de la Ley del IVA que en la importación de bienes intangibles, de uso o goce temporal de bienes intangibles y de servicios, que se realice en forma accidental u ocasional, el pago del IVA se debe realizar mediante declaración que se presentará en las oficinas autorizadas dentro de los 15 días siguientes a aquél en que se pague la contraprestación respectiva.”

Por: Redacción

Cancelan proyecto de facturación instantánea

La Asociación de Bancos de México (ABM) decidió cancelar su proyecto de facturación instantánea en pagos con tarjetas, procesados a través de las Terminales Punto de Venta (TPV), el cual había anunciado en noviembre pasado y que estaba planeado que comenzara a funcionar durante el primer cuatrimestre de este 2020.

Mientras los banqueros argumentan falta de consenso con el SAT, los contadores públicos afirman que la iniciativa generó terror entre los tarjetahabientes.

A decir de Luis Niño de Rivera, presidente de la ABM, la cancelación obedece a que como gremio no han tenido ningún acercamiento con la nueva titular del Sistema de Administración Tributaria (SAT), Raquel Buenrostro, quien desde antes de su llegada al organismo dejó claro que el programa no le gustaba.

“Ella (Raquel Buenrostro) dijo que no le gustaba el programa y que lo iba a estudiar, nosotros lo tenemos cancelado. No va el proyecto, si el SAT no lo quiere y nosotros no estamos trabajando en él, lo tenemos cancelado, no hay proyecto de factura electrónica”, dijo en conferencia de prensa.

En noviembre pasado este proyecto fue presentado de manera conjunta con la entonces jefa del SAT, Margarita Ríos-Farjat, pero a su salida y luego de conocer la postura de Buenrostro las instituciones bancarias del país dejaron de trabajar en la iniciativa.

La herramienta comenzaría a funcionar en el primer cuatrimestre de 2020, e incluía en el comprobante de pago un código QR donde verificaría la factura generada.

De acuerdo con cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), a diciembre de 2019 los bancos del país tenían en circulación 29 millones 36 mil tarjetas de crédito, una reducción de 0.6 por ciento en comparación con los 29 millones 234 mil 789 plásticos de noviembre.

Pese a esta ligera disminución, la tercera en el año, durante todo 2019 el crédito otorgado a través de tarjetas tuvo una participación de 39.2 por ciento dentro de la cartera de consumo de los bancos, lo que representó un aumento de 0.6 por ciento en términos anuales y se ubicó en 407 mil millones de pesos.

La facturación instantánea en TPV era un mecanismo opcional en el que a través de la terminal punto de venta, luego de realizar el pago con tarjeta de crédito o débito, el tarjetahabiente podía generar de manera inmediata su factura. Por: Silvia Rodríguez y Karen Guzmán

¡Las personas físicas podrán ser RIF y a la vez tributar en el régimen de actividades empresariales y profesionales!

La fracción VI del artículo 111 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta precisa que a partir del 1 de junio de 2020, no podrán tributar dentro del Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) las personas físicas que presten servicios o enajenen bienes por Internet, a través de plataformas tecnológicas, aplicaciones informáticas y similares, únicamente por los ingresos que perciban por la utilización de dichos medios (servicios de transporte, de entrega de alimentos o de hospedaje). A la fecha, la mayoría de las personas que realizan sus actividades empresariales auxiliándose de las referidas plataformas tributan dentro del RIF. A partir de junio de 2020, una persona que obtenga ingresos a través de plataformas digitales deberá tributar dentro del Régimen de Actividades Empresariales y Profesionales.

Al precisarse que a partir de 1 de junio de 2020 no se podrá tributar en el RIF únicamente respecto de los ingresos obtenidos a través de las plataformas, se entiende que un contribuyente que obtenga parte de sus ingresos a través de ellas y parte en forma independiente, podrá tributar en el Régimen de Incorporación Fiscal y a la vez en el Régimen de Actividades Empresariales y Profesionales.

La regla 12.3.5., de la Resolución Miscelánea Fiscal 2020 confirma lo señalado en el párrafo inmediato anterior al disponer que las personas físicas que a partir del 1 de junio de 2020:

“Obtengan ingresos por la enajenación de bienes, la prestación de servicios o por otorgar hospedaje, a través de plataformas tecnológicas, aplicaciones informáticas y similares y además obtengan ingresos por otras actividades empresariales dentro del RIF, podrán continuar con la opción de las facilidades establecidas en el artículo 23 de la Ley de Ingresos de la Federación 2020 (es decir, seguir siendo RIF), para aplicarlas por los ingresos percibidos por otras actividades empresariales distintos de los ingresos obtenidos a través de plataformas tecnológicas.”

La situación de que se pueda estar tributando en dos regímenes fiscales diferentes pero ambos destinados a regular las actividades empresariales también lo confirma la regla 12.3.8., de la referida Resolución, la cual precisa que:

“Las personas físicas que tributan en el RIF y que además perciban ingresos por la enajenación de bienes, la prestación de servicios u otorgamiento de hospedaje, en operaciones realizadas a través de plataformas tecnológicas, aplicaciones informáticas y similares, a que se refiere la Sección III del Capítulo II del Título IV de la Ley del ISR, podrán continuar tributando en el RIF por los ingresos distintos de los obtenidos a través de las citadas plataformas, siempre que cumpla con los demás requisitos establecidos para ello en este régimen” (es decir, en esencia que sus ingresos totales no excedan de 2 millones de pesos).

Para efectos del párrafo anterior, los contribuyentes deberán tributar en términos de la Sección I (dentro del régimen de actividades empresariales y profesionales), conforme a lo establecido en la Sección III del Capítulo II del Título IV de la Ley del ISR, por los ingresos obtenidos a través de dichas plataformas.”

A diferencia de lo que ocurre con las Secciones I (Régimen de Actividades Empresariales y Profesionales) y II (Régimen de Incorporación Fiscal ) del Capítulo II del Título IV de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, la Sección III no es en sí misma un régimen fiscal, sino solamente, dicho en términos generales, un régimen de retenciones de ISR (así como de IVA), pues, como lo señala el párrafo inmediato anterior, a quienes se les retiene el impuesto conforme a la sección III, les corresponderá tributar en el Régimen General de Ley, es decir:

“Deberán tributar en términos de la Sección I, conforme a lo establecido en la Sección III del Capítulo II del Título IV”

Con base en lo anterior, a partir de junio de 2020 se dará una extraña circunstancia de que una persona podrá simultáneamente tributar en el Régimen de Incorporación Fiscal y en el Régimen de Actividades empresariales y profesionales, cosa que hasta 2019 era imposible.

Es probable que haya diversos amparos en contra de la prohibición de tributar dentro del RIF respecto de los ingresos obtenidos a través de plataformas digitales, puesto que como se señaló, actualmente muchas personas se encuentran tributando dentro del Régimen de Incorporación Fiscal por el tipo de ingresos referido, y no se les debería obligar a que respecto de ellos cambien al régimen de actividades empresariales y profesionales, pues eso sería aplicar la ley de manera retroactiva. El principio de irretroactividad de la ley se funda en que:

“No se puede aplicar una ley en forma retroactiva en perjuicio de persona alguna, afectando derechos legalmente adquiridos con anterioridad a la vigencia de la norma”.

Por: Redacción