En este momento estás viendo Arrendamiento en copropiedad

Arrendamiento en copropiedad

El artículo 145 del Reglamento de la Ley del Impuesto Sobre la Renta establece que tratándose de ingresos que deriven de otorgar el uso o goce temporal o de la enajenación de bienes, cuando estos se encuentren en copropiedad, deberán presentar sus declaraciones de pagos provisionales y del ejercicio, tanto el representante común como los representados, por la parte proporcional de ingresos que les correspondan a cada uno. Cada contribuyente podrá deducir la parte proporcional de las deducciones relativas al periodo por el que se presenta la declaración. Como se puede observar, en este caso existirá obligación en materia de ISR tanto para el representante como para los demás copropietarios.

El quinto párrafo del artículo 142 del Reglamento de la Ley del Impuesto Sobre la Renta señala que los contribuyentes podrán nombrar a un representante común para que a nombre de los copropietarios sea el encargado de realizar el cálculo y entero de los pagos provisionales del referido impuesto.

El segundo párrafo del artículo 32 de la Ley del Impuesto al Valor Agregado dispone que los contribuyentes que tengan en copropiedad una negociación, designarán representante común (es obligación) previo aviso de tal designación ante las autoridades fiscales, y será éste quien a nombre de los copropietarios cumpla con las obligaciones en materia de IVA. En ninguna parte se define lo que es una negociación, pero el concepto supone la realización de actividades empresariales, lo cual es acorde a lo dispuesto por la Ley del Impuesto Sobre la Renta respecto a que en actividades empresariales hay que designar un representante común (así lo establece el artículo 92 de la Ley referida). Sin embargo, no hay disposición que establezca en materia de IVA obligaciones posteriores a los representados por lo que efectivamente se entiende que solo el representante deberá cumplir las obligaciones sobre dicha contribución.

En el citado artículo 32 se deja de precisar qué ocurre en el caso de ingresos diferentes a los obtenidos por la realización de actividades empresariales, como por ejemplo, los obtenidos por el arrendamiento de un bien en copropiedad, por lo que seguramente el legislador consideró homologar el tratamiento fiscal en este caso, es decir, incluir cualquier acto o actividad en el concepto negociación, considerando además que no existe en ley otra disposición que establezca obligaciones para los representados. En síntesis, tratándose del impuesto al valor agregado y considerando que los pagos son definitivos, estos deben efectuarse totalmente por el representante común.

Para la designación del representante común los contribuyentes deberán manifestar esta opción al momento de su inscripción en el RFC, o bien, mediante la presentación del aviso de actualización de actividades económicas y obligaciones, debiendo indicar la clave en el RFC de los integrantes de la copropiedad.

Por: Redacción

Deja una respuesta