En este momento estás viendo Tratamiento fiscal de la prestación de servicios que llevan implícita la entrega de bienes o el otorgamiento de su uso o goce temporal

Tratamiento fiscal de la prestación de servicios que llevan implícita la entrega de bienes o el otorgamiento de su uso o goce temporal

El segundo párrafo del artículo 17 del Código Fiscal de la Federación establece que cuando con motivo de la prestación de un servicio se propor­cionen bienes o se otorgue su uso o goce temporal al prestata­rio, se considerará como ingreso por el servicio o como valor de éste, el importe total de la contraprestación a cargo del prestata­rio, siempre que sean bienes que normalmente se proporcionen o se conceda su uso o goce con el servicio de que se trate.

Expliquemos a qué se refiere el párrafo anterior. Por ejemplo, una persona de una estética o peluquería le hace un corte de cabello a una persona y le aplica un tratamiento capilar utilizando para ello un determinado producto. En este servicio hay un movimiento de inventarios por el producto utilizado.

Si una persona se decida a la rehabilitación fisioterapéutica y dentro de su servicio se utiliza una tina de masaje hidroeléctrico o una cámara hiperbárica, estará formando parte del servicio el uso o goce temporal de un bien. Los hoteles, por ejemplo, proporcionan bienes con el servicio de hospedaje, por ejemplo, jabones, alimentos, refrescos, etc., y a su vez otorgan el uso o goce temporal de bienes tales como aparatos en los gimnasios, mesas de juegos, toallas, etc.

Hablando del supuesto en el que con el servicio se proporcionan bienes, el artículo 43 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta señala que sólo se podrán deducir en el ejercicio en el que se acumule el ingreso por la prestación del servicio.

Debemos considerar que las disposiciones antes referidas sólo son aplicables a las personas morales, pues las personas físicas acumulan sus ingresos hasta el momento efectivo del cobro y efectúan la deducción de sus inventarios en el momento efectivo del pago.

El artículo 41 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta señala que en los términos que establezca el Reglamento de la Ley referida se podrán establecer facilidades para no identificar los porcentajes de deducción del costo respecto de las compras por cada tipo de mercancías de manera individual.

El artículo 83 del Reglamento de la Ley del Impuesto Sobre la Renta y la regla 3.3.3.2., de la Resolución Miscelánea fiscal 2020,señalan que los contribuyentes que se dediquen a la prestación de servicios de hospedaje o que proporcionen servicios de salones de belleza y peluquería, y siempre que con los servicios mencionados se proporcionen bienes, así como los contribuyentes que se dediquen a la elaboración y venta de pan, pasteles y canapés, y que no estén en posibilidad de identificar el valor de las adquisiciones de materias primas, productos semiterminados y productos terminados, con la producción de mercancías o con la prestación de servicios, según corres­ponda podrán determi­nar el costo de lo vendido a través de un control de inventarios que permita identificar, por cada tipo de producto o mercan­cía, las unidades y los precios que les correspondan, conside­rando el costo de las materias primas, productos semitermi­nados y productos terminados, de acuerdo con lo siguiente:

I. De las existencias de materias primas, productos semi­terminados y productos terminados, al inicio del ejercicio;

II. De las adquisiciones netas de materias primas, productos semiterminados y productos terminados, efectuadas durante el ejercicio, y

III. De las existencias de materias primas, productos semi­terminados y productos terminados, al final del ejercicio.

El costo de lo vendido será el que resulte de disminuir a la suma de las cantidades que correspondan conforme a las fracciones I y II de este artículo, la cantidad que corresponda a la fracción III del mismo artículo.

Lo que las tres fracciones inmediatas anteriores nos establecen es que el costo de ventas deducible, de los bienes que se proporcionan junto con los servicios que se prestan, puede ser determinado bajo un esquema global de “diferencia de inventarios” es decir: Inventario inicial, más compras, menos inventario final, igual a costo de ventas deducible.

Finaliza el artículo reglamentario señalando que:

“Los contribuyentes que ejerzan la opción a que se refiere este artículo 83, deberán levantar inventario de existencias a la fecha en la que termine el ejercicio, en términos del artículo 76, fracción IV de la Ley; además de llevar un registro de las adquisiciones efectuadas en el ejercicio, de materias primas, productos semiterminados y terminados, así como aplicar lo dispuesto en este artículo, tanto para efectos fiscales, como para efectos contables.”

Por: Redacción

Deja un comentario