¿Qué procede con el ISR e IVA determinados presuntamente por la autoridad fiscal?

En ocasiones, por cualquier circunstancia, dejamos de presentar alguna declaración en la cual tenemos impuesto a cargo, y, derivado de ello, la autoridad nos determina un crédito fiscal, fundamentando esa determinación en el artículo 41 del Código Fiscal de la Federación. El crédito, nos lo determina en cantidad igual al monto mayor pagado en una declaración anterior. Dado que es un crédito fiscal estimado, posteriormente, al determinarlo nosotros correctamente, resulta que el monto realmente adeudado es mayor al monto estimado enterado y entonces nos preguntamos si el pago estimado es acreditable contra el monto real y cómo sería esto. Veamos.

El artículo 41 del Código Fiscal de la Federación precisa que después de tres requerimientos al contribuyente para que presente una declaración, las autoridades fiscales pueden hacerle efectiva a él o al responsable solidario que haya incurrido en la omisión, una cantidad igual al monto mayor que hubiera determinado a su cargo en cualquiera de las seis últimas declaraciones de la contribución de que se trate. Señala que la cantidad pagada no libera a los obligados de presentar la declaración omitida.

El artículo citado, también dispone que cuando la omisión sea de una declaración de las que se conozca de manera fehaciente la cantidad a la que le es aplicable la tasa o cuota respectiva, es decir, por ejemplo, cuando se conoce la cantidad de ingresos gravados para efectos del IVA y la tasa que es aplicable (en este caso 16%), la autoridad fiscal podrá hacer efectiva al contribuyente, una cantidad igual a la contribución que a éste (es decir al contribuyente) le corresponda determinar, sin que el pago lo libere de presentar la declaración omitida. En este caso no hay una estimación de la contribución con base en el monto mayor pagado en cualquiera de las últimas seis declaraciones, sino que se trata de la determinación del impuesto causado.

Recordemos que el tercer párrafo del artículo sexto del Código Fiscal de la Federación señala que corresponde a los contribuyentes la determinación de las contribuciones a su cargo, salvo disposición expresa en contrario y que si las autoridades fiscales deben hacer la determinación, los contribuyentes les proporcionarán la información necesaria dentro de los 15 días siguientes a la fecha de su causación.

Las cantidades pagadas con base en el monto estimado por parte de la autoridad son acreditables. Es el referido artículo 41 el que señala que si el contribuyente presenta una declaración con los datos reales después de haberse notificado al contribuyente la cantidad determinada por la autoridad, dicha cantidad se disminuirá del importe que se tenga que pagar con la declaración que se presente, debiendo cubrirse, en su caso, la diferencia que resulte entre la cantidad determinada por la autoridad y el importe a pagar en la declaración. En caso de que en la declaración resulte una canti­dad menor a la determinada por la autoridad fiscal, la diferencia pagada por el contribuyente únicamente podrá ser compensada en declaraciones subsecuentes.

En la compraventa de desperdicios, se puede obtener una devolución inmediata de IVA a su favor

No obstante que el artículo 1-A de la Ley del Impuesto al Valor Agregado establece a las personas morales la obligación genérica de retener ese impuesto a las personas físicas, la fracción II, inciso b) del citado artículo señala que las personas morales que adquieran desperdicios para ser utilizados como insumo de su actividad industrial o para su comercialización deberán en todos los casos, inclusive tratándose de otras personas morales, retener el IVA.

El cuarto párrafo del artículo 1-A referido, señala que contra el entero de una retención de IVA efectuada, no debe realizarse acredita­miento, compensación o disminución alguna. Dicho en otros términos, una retención de IVA siempre debería pagarse. Sin embargo, como veremos a continuación hay una excepción a este mandato.

La regla 4.1.1., de la Resolución Fiscal Miscelánea 2020 establece que las personas morales que hayan efectuado la retención del IVA y que a su vez les hayan retenido dicha contribución, en ambos casos por la compraventa de desperdicios, cuando en el cálculo del pago mensual de IVA les resulte saldo a favor, podrán obtener la devolución inmediata de dicho saldo disminuyéndolo del monto del impuesto que hubieran retenido por las operaciones mencionadas en el mismo periodo. Digamos que en este caso se permitiría no pagar la retención.

La regla señala además que la disminución, solamente procederá hasta por el monto del impuesto retenido y que las cantidades por las cuales se hubiese obtenido la devolución inmediata, no podrán acreditarse en declaraciones posteriores, ni ser objeto de compensación.

Ejemplo:

Retención de IVA efectuada por el

contribuyente sobre compras efectuadas                         $ 1,000

Retención de IVA efectuada al contribuyente

sobre ventas realizadas                                                             $ 1,600

Es importante tener en consideración que la retención de IVA en los casos señalados es del 16% (es decir, se retiene el total del IVA) y no del 10%, que solo se efectúa exclusivamente por personas morales a personas físicas que les presten servicios personales independientes, o les otorguen el uso o goce temporal de bienes.

 

Determinación del pago mensual

Supongamos los datos siguientes:

Ingresos del periodo

por venta de desperdicio                $        10,000

Más:      IVA sobre ingresos (16%)                            1,600

Menos: IVA retenido (16%)                                      (1,600)

Igual a: Saldo                                                                            0

Menos: IVA acreditable del mes                                800 

Igual a: Saldo de IVA a favor         $         (  800)

Consideremos que dentro del IVA acreditable en la cantidad de $ 800 no se encuentra incluida ninguna cantidad del IVA de los $ 1,000.00 que se señala en el comprobante que expidió el proveedor que vendió el desperdicio. Esto se da porque el IVA acreditable asociado a una retención se acredita hasta el mes siguiente, según lo precisa la fracción IV del artículo 5 de la Ley del IVA. En ese orden de ideas, los $ 1,000.00 de IVA se acreditarán hasta el mes siguiente, que es cuando se enterará el IVA retenido.

El saldo a favor podrá obtenerse en devolución de forma inmediata, disminuyéndolo de la cantidad a pagar de $ 1,000 correspondiente a la retención que hizo el contribuyente.

Retención de IVA efectuada

por pagar                                               $         1,000

Menos: Saldo de IVA a favor                                     ( 800)

Iguala:  Cantidad a pagar por con-

              cepto de retención de IVA             $            200

Si el saldo a favor no fuera de $ 800, sino por ejemplo de $ 1,300.00, solo se acreditarían de este hasta $ 1,000.00. El remanente se tendría que solicitar en devolución de manera convencional.

Por: Redacción

El gobierno y su obligación de retener IVA

Las entidades de gobierno están obligadas a retener el Impuesto al Valor Agregado, pero no en todos los casos.

El tercer párrafo del artículo 3 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta señala que:

“La Federación y sus organismos descentrali­zados efectuarán igualmente la retención (del IVA) en los términos del artículo 1o.-A […] cuando adquieran bienes, los usen o gocen tem­poralmente o reciban servicios, de personas físi­cas, o de residentes en el extranjero sin estable­cimiento permanente en el país en el supuesto previsto en la fracción III del mismo artículo. También se efectuará la retención en los térmi­nos del artículo 1o.-A de esta Ley, en los ca­sos en los que la Federación y sus organismos descentralizados reciban servicios de autotrans­porte terrestre de bienes prestados por personas morales”.

No obstante lo expuesto, la Regla 4.1.3., de la Reso­lución Miscelánea Fiscal 2020, establece que la Fe­deración y sus organismos descentralizados:

“No estarán obligados a efectuar la retención del IVA, por las erogaciones que efectúen por concepto de adquisición de bienes o prestación de servicios (diferentes a los personales inde­pendientes y personales subordinados), siempre que el monto del precio o de la contraprestación pactada no rebase la cantidad de $2,000.00.

No será aplicable lo previsto en el párrafo an­terior (es decir, sí debe efectuarse la retención del IVA), tratándose de los servicios personales independientes y de autotransporte terrestre de bienes, que reciban la Federación y sus organis­mos descentralizados, independientemente del monto del precio o de la contraprestación pac­tados”.

Sujetos no obligados a retener IVA

El referido tercer párrafo del artículo 3 de la Ley del Impuesto al valor Agregado nos señala quiénes no deben efectuar la retención del IVA:

“Los Estados, el Distrito Federal y los Munici­pios, así como sus organismos descentralizados no efectuarán la retención a que se refiere este párrafo”.

Retención del IVA en una cantidad menor

Es el artículo 3 del Reglamento de la Ley del Impues­to al Valor Agregado el que nos posibilita efectuar la retención de no todo el impuesto que se nos traslada sino solo de una parte. Este precepto, señala lo si­guiente:

“Las personas morales obligadas a efectuar la retención del impuesto que se les traslade, lo harán en una cantidad menor, en los casos si­guientes:

I. La retención se hará por las dos terceras par­tes del impuesto que se les traslade y que haya sido efectivamente pagado, cuando el impues­to le sea trasladado por personas físicas por las operaciones siguientes:

a) Prestación de servicios personales indepen­dientes;

b) Prestación de servicios de comisión, y

c) Otorgamiento del uso o goce temporal de bienes.

II. La retención se hará por el 4% del valor de la contraprestación pagada efectivamente, cuando reciban los servicios de autotransporte terrestre de bienes que sean considerados como tales en los términos de las leyes de la materia.

Las personas físicas o morales que presten los servicios de autotransporte de bienes a que se refiere el párrafo anterior, deberán poner a disposición del Servicio de Administración Tributaria (cuando les sea requerida) la docu­mentación comprobatoria, de conformidad con las disposiciones fiscales, de las cantidades adi­cionales al valor de la contraprestación pactada por los citados servicios, que efectivamente se cobren a quien los reciba, por contribuciones distintas al impuesto al valor agregado, viáti­cos, gastos de toda clase, reembolsos, intereses normales o moratorios, penas convencionales y por cualquier otro concepto, identificando di­cha documentación con tales erogaciones.

El artículo 4 del Reglamento de la Ley del Impues­to al Valor Agregado señala que “la Federación y sus organismos descentralizados, cuando reciban los servicios a que se refiere el artículo 1o.-A, fracción II, inciso c) de la Ley (servicios de autotransporte te­rrestre de bienes, prestados por personas físicas o morales), efectuarán la retención del impuesto en los términos del artículo 3, fracción II de este Reglamen­to” (es decir, el 4%).

Por: Redacción