En este momento estás viendo Denominación de reembolsos de capital que son en esencia dividendos distribuidos

Denominación de reembolsos de capital que son en esencia dividendos distribuidos

Un reembolso de capital a los accionistas de una persona moral se puede suscitar por el hecho de que:

1. Se reduzca el capital, ya sea porque:

A. Alguno o algunos accionistas deciden retirarse de la empresa.

B. Los accionistas acuerdan disminuir el monto del capital social de la empresa.

2. Se liquide la persona moral.

Cuando se liquida una sociedad, a los accionistas se les reembolsan sus aportaciones una vez pagados los adeudos de esta.

Hay un supuesto de reembolso de capital en el cual se debe considerar fiscalmente que se están entregando utilidades a los accionistas y debe determinarse si debe o no pagarse impuesto respecto de ellas.

Cuando una persona se retira de una sociedad solicita que se le reembolse el capital que aportó y la parte de las utilidades generadas que proporcionalmente le corresponden de acuerdo a su participación accionaria, e incluso la parte del crédito mercantil que le corresponde (por ejemplo, participación sobre los derechos de marca). Por ejemplo, quizá aportó 100,000 pesos de capital y le corresponden de las utilidades acumuladas otros 200,000 pesos, pero, sus acciones en el mercado valen 500,000 pesos, es decir, 200,000 pesos más de su capital y utilidades. El monto que ha de recibir el accionista que se retira es acordado con los accionistas que permanecen en la sociedad, pero, este acuerdo, nada tiene que ver con lo que fiscalmente es procedente. Para los accionistas que permanecen en la sociedad, al accionista que se va se le pagó un reembolso, pero, fiscalmente este pago se debe dividir en dos partes, una, que corresponde al capital que aportó el accionista, pero, actualizado con índices de inflación. La parte restante se debe considerar como utilidad distribuida. Los reembolsos de capital no generan impuesto en tanto la distribución de utilidades (dividendos) sí. Si no hubiera disposición en contrario, bastaría con que una persona denominara reembolso a cualquier entrega de efectivo a sus accionistas para que no se causara impuesto. Debido a ello, el legislador consideró que debía seguirse un procedimiento para determinar si efectivamente el pago al accionista es reembolso de capital o bien si es una distribución de utilidades. En el artículo 78 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta se consigna el procedimiento a partir del cual se debe determinar en un reembolso al accionista qué parte es capital y qué parte son utilidades. Esencialmente, todo lo que se pague en exceso al monto del capital de aportación actualizado se considerará una utilidad distribuida, sujeto al pago del impuesto si es que no se cuenta con saldo suficiente en la Cuenta de Utilidades Fiscales Netas, en la parte que corresponda al accionista.

El artículo 78 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta establece que lo antes señalado también será aplicable tratándose de liquidación de personas morales. Es decir, cuando una persona moral se liquida, al efectuar reembolsos a los accionistas debe determinar qué parte es utilidad y qué parte es capital.

Por: Redacción

Deja una respuesta