Entra en vigor reforma que regula el teletrabajo en México

  • Las disposiciones son para las personas trabajadoras que desarrollen más del 40% del tiempo sus actividades en casa o en el domicilio elegido por éstas
  • La LFT contempla que este esquema forme parte del contrato colectivo y deberá observar una perspectiva de género que permita conciliar la vida personal y la disponibilidad de las personas trabajadoras

Este martes entran en vigor las reformas al Artículo 311 de la Ley Federal del Trabajo en materia de Teletrabajo o home office, así como las obligaciones que tanto empleadores como las y los trabajadores deben cumplir. A partir de hoy se reconoce el desempeño de actividades remuneradas en lugares distintos al establecimiento del patrón, por lo que no se requiere la presencia física en el centro de trabajo.

Dichas disposiciones serán para aquellas relaciones laborales que se desarrollen en más del 40% del tiempo en el domicilio de la persona trabajadora bajo la modalidad de teletrabajo, o en el domicilio elegido por ésta.

Luisa Alcalde Luján, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), detalló que las condiciones del teletrabajo deben establecerse en un convenio por escrito, pactado por las partes y tiene un principio de reversibilidad, es decir, la posibilidad de establecer que no es conveniente y que pueda solicitarse el regresar a una modalidad presencial.

Resaltó que la reforma a la Ley Federal del Trabajo contempla que este esquema forme parte del contrato colectivo, en el caso de que este exista en la empresa; por lo que el teletrabajo y el acuerdo para implementarlo y los detalles de la modalidad deben quedar establecidos por escrito, personal o colectivamente.

Entre las nuevas obligaciones para las empresas se encuentran:

  • Proporcionar, instalar y encargarse del mantenimiento de los equipos necesarios para el teletrabajo. Por ejemplo: el equipo de cómputo, sillas ergonómicas, impresoras, entre otros.
  • Recibir oportunamente el trabajo y pagar los salarios en la forma y fechas estipuladas.
  • Asumir los costos derivados del trabajo a través de la modalidad de teletrabajo, incluyendo, en su caso, el pago de servicios de telecomunicación y la parte proporcional de electricidad.
  • Implementar mecanismos que preserven la seguridad de la información y datos utilizados por las personas trabajadoras.
  • Respetar el derecho a la desconexión de las personas al término de la jornada laboral e inscribirlas al régimen obligatorio de la seguridad social.
  • Promover el equilibrio de la relación laboral de las personas trabajadoras, a fin de que gocen de un trabajo digno o decente y de igualdad de trato en cuanto a remuneración, capacitación, formación y seguridad social.
  • Se deberá observar una perspectiva de género que permita conciliar la vida personal y la disponibilidad de las personas trabajadoras.

Mientras que las responsabilidades de las y los trabajadores son:

  • Tener el mayor cuidado en la guarda y conservación de los equipos, materiales y útiles que reciban del patrón.
  • Informar con oportunidad sobre los costos pactados para el uso de los servicios de telecomunicaciones y del consumo de electricidad, derivados del teletrabajo.
  • Atender las políticas y mecanismos de protección de datos utilizados en el desempeño de sus actividades, así como las restricciones sobre su uso y almacenamiento.

La Secretaría del Trabajo emitirá la Norma Oficial Mexicana (NOM), de cumplimiento obligatorio, para regular aspectos de seguridad y salud en esta modalidad.

INEGI de a conocer la Unidad de Medida y Actualización (UMA) 2021

  • Para 2021, el valor diario de la UMA es de: $89.62 pesos mexicanos, el valor mensual es de $2,724.45 pesos mexicanos y el anual de $32,693.40 pesos mexicanos.

 

  • La variación en comparación con 2020 es de 3.15 por ciento.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) da a conocer la actualización del valor de la Unidad de Medida y Actualización (UMA) que tendrá vigencia durante 2021.

El valor diario de la Unidad de Medida y Actualización es de $89.62 pesos mexicanos, el valor mensual es de $2,724.45 pesos mexicanos y el valor anual de $32,693.40 pesos mexicanos.

La UMA es la unidad de cuenta, índice, base, medida o referencia económica en pesos para determinar la cuantía del pago de las obligaciones y supuestos previstos en las leyes federales, de las entidades federativas, así como en las disposiciones jurídicas que emanen de todas las anteriores.

De acuerdo con el artículo Segundo Transitorio del Decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de desindexación del salario mínimo, la actualización se debe realizar anualmente.

Para ello se multiplica la UMA inmediata anterior por el resultado de la suma de uno más el crecimiento porcentual interanual de diciembre del año inmediato anterior del INPC.

La variación obtenida fue de 3.15% en diciembre de 2020.

El cálculo del valor de la UMA es una tarea que corresponde al INEGI y se fundamenta en el artículo 26, apartado B, penúltimo párrafo de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; el artículo Segundo Transitorio del Decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de desindexación del salario mínimo, así como el artículo 23 fracción XX Bis del Reglamento Interior del INEGI.

Personal que se define como de planta o eventual

La fracción segunda del artículo 127 de la Ley Federal del Trabajo establece que los directores, administradores y gerentes generales de las empresas no participaran en las utilidades de estas. La fracción segunda de dicho numeral dispone que los demás trabajadores de confianza sí participaran en las utilidades de las empresas, pero, si el salario que perciben es mayor del que corresponda al trabajador sindicalizado de más alto salario dentro de la empresa, o a falta de este al trabajador de planta con la misma característica, se considerará este salario aumentado en un veinte por ciento, como salario máximo.

Hay que destacar que cuando la Ley Federal del Trabajo se refiere a “trabajador de planta” no es que se refiera al trabajador que labora en la planta productiva, sino a aquel que ha sido contratado de manera definitiva, es decir, a aquel que tiene un contrato por tiempo indeterminado.

Cabe señalar que el artículo 5-A de la Ley del Seguro Social define a los trabajadores eventuales como aquellos que tienen una relación de trabajo para obra determinada o por tiempo determinado en los términos de la Ley Federal del Trabajo. Respecto de los trabajadores que tienen un contrato por tiempo indeterminado, la Ley del Seguro Social, los define como “permanentes”. Es de diversos artículos de la Ley Federal del Trabajo de donde se desprende que a estos se les denomina “De planta”. Por ejemplo, la fracción X del artículo 132 de dicho ordenamiento señala que los trabajadores substitutos, es decir, aquellos que substituyen a quienes desempeñan una comisión accidental o permanente de su sindicato o del Estado, tendrán el carácter de interinos, considerándolos como de planta después de seis años.

Por: Redacción

Reformas al sistema de pensiones

El presidente de México Licenciado Andrés Manuel López Obrador promovió una iniciativa de ley que busca modificar sustancialmente el actual esquema de pensiones, fundamentalmente en tres aspectos:

1. Reducir el número de semanas de cotización necesarias para tener derecho a una pensión

2. Aumentar el monto de las pensiones.

3. Incrementar las cuotas patronales relacionadas con las ramas de cesantía en edad avanzada, vejez y retiro.

Mediante un comunicado de prensa de fecha 22 de julio, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público nos da a conocer los cambios que se proponen a la Ley del Seguro Social para los efectos referidos.

“Comunicado No. 061 Gobierno de México anuncia reforma para fortalecer el Sistema de Pensiones

Autor: Secretaría de Hacienda y Crédito Público

– Para fortalecer las pensiones de todos los trabajadores del país, el Ejecutivo anunció hoy que se enviará una iniciativa tripartita de reforma a la Ley del Seguro Social.

– La reforma tiene como propósito mejorar la calidad de vida de todos los trabajadores mexicanos mediante el aumento de las pensiones de los trabajadores del país y aumentar en más del doble el porcentaje de trabajadores que alcancen una pensión garantizada, lo que contribuirá a mejorar su bienestar en la etapa de retiro.

– Esta iniciativa se construye sobre la reforma al artículo cuarto constitucional que establece el derecho a recibir una pensión a los adultos mayores.

– Se incrementarán las aportaciones tripartitas de 6.5% a 15% siendo la aportación patronal la que absorba el incremento. 

– Se reduce de 1,250 a 750 semanas el requisito para alcanzar una pensión garantizada para las primeras generaciones.

Esta mañana el titular Ejecutivo anunció que se enviará al H. Congreso de la Unión una iniciativa de reforma a la Ley del Seguro Social con el propósito de fortalecer el Sistema de Pensiones de los trabajadores. Esta iniciativa complementa al primer esfuerzo que constituyó la reforma al artículo cuarto constitucional, en el que se estableció el derecho a una pensión a los adultos mayores para cubrir sus gastos básicos durante la vejez. El objetivo de esta reforma es aumentar la pensión que ofrece el sistema de ahorro para el retiro a los trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social. Las acciones que establecerá la Ley del Instituto resultarán en un incremento promedio del 42% de la pensión que alcancen los trabajadores.

Esta reforma se construyó con el consenso de los tres sectores: trabajadores, patrones y Estado, a favor de un incremento significativo a las pensiones que tendrán acceso los trabajadores. Las tres acciones principales son:

1. El aumento en las aportaciones para el retiro;

2. La disminución del requisito de semanas de cotización para alcanzar el derecho a la pensión;

3. El incremento en el valor de la pensión mínima garantizada.

Es un hecho que la aportación tripartita vigente, que asciende a 6.5% del salario más la cuota social que aporta el estado, no es suficiente para cubrir una pensión digna para los trabajadores. Así, uno de los factores más importantes para lograr el objetivo de incrementar las pensiones es el aumento del porcentaje del salario que se destina al retiro.

En primer término, la aportación total para el retiro crecerá, sin que los trabajadores vean afectado su ingreso, de 6.5% a 15% del salario. El incremento se llevará a cabo de manera paulatina a lo largo de un periodo de 8 años, siendo la contribución patronal la que se incrementará de 5.15%, vigente en la actualidad, hasta 13.875%.

Por su parte, la aportación que actualmente lleva a cabo el estado: 0.225% del salario más una cuota social, se modificará para que esta cuota se aporte, con un aumento significativo, a los trabajadores que ingresen hasta el equivalente a cuatro veces la Unidad de Medida y Actualización. De esta forma, se genera un estímulo para la formalización del empleo, situación que es particularmente preocupante en los niveles de menores ingresos.

En segundo término, esta iniciativa propone reducir de 1,250 semanas a 750 semanas el requisito para obtener una pensión garantizada, y posteriormente se elevará gradualmente, en un periodo de 10 años, a 1,000 semanas. Esta acción es particularmente relevante dada la situación que prevalece en el mercado laboral, caracterizada por una elevada incidencia de informalidad, lo cual dificulta a una gran mayoría de trabajadores alcanzar la antigüedad necesaria para obtener el derecho a una pensión garantizada. Por lo tanto, la reforma permitirá incrementar más del doble el porcentaje de trabajadores que alcancen este beneficio.

En tercer término, esta reforma fortalece la pensión garantizada al incrementar el valor de la pensión de un promedio actual de 3,289 pesos (80% de un salario mínimo) a un valor promedio de 4,345 pesos, que se otorgará en función de la edad, las semanas cotizadas y el salario base de cotización, pudiendo llegar hasta el 220% del salario mínimo vigente actualmente. Con estas acciones se proyecta que la tasa de reemplazo, porcentaje que representa la pensión respecto del último salario recibido por el trabajador antes del retiro, se eleve en promedio 40% respecto de su nivel actual.

La iniciativa incluye otros elementos que, en su conjunto, contribuirán a mejorar las condiciones de vida del trabajador durante la etapa de retiro, como es la posibilidad de combinar esquemas de rentas vitalicias con retiros programados, poder hacer retiros de su ahorro voluntario sin requerir un periodo de espera (actualmente de 6 meses) y eliminar la prescripción de derechos de modo que los titulares de la cuenta individual o sus beneficiarios podrán recuperar el saldo remanente en dicha cuenta aún después de 10 años de obtener el derecho a la pensión.

Es importante señalar que la seguridad social en México, a diferencia de los esquemas en otros países, incluye entre otros, el apoyo a la vivienda, de modo que visto en su conjunto, el trabajador retirado tiene acceso a una vivienda y a una pensión por haber estado afiliado al Instituto Mexicano del Seguro Social, además de la Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores y a la atención a la salud.

Esta administración continuará trabajando para asegurar el bienestar de toda la población y, en particular, el de los adultos mayores.”

Con la ley de 1973 para gozar de una pensión solo se requieren tener reconocidas ante el Ins­tituto 500 semanas de cotización (aproximada­mente 10 años).

Con la Ley de 1997, que es la que actualmente está vigente, se requiere tener reconocidas ante el Instituto 1250 cotizaciones semanales (aproxi­madamente 24 años).

Entonces, ahora el aumento de cuotas tiene la finalidad de que reduzca el número de semanas que se requieren para obtener una pensión, es decir,  lo que antes se aportaría en 24 años ahora se aportará en 14.

En síntesis, el tiempo de cotización necesario para obtener una pensión se reducirá en un 40% (es decir, se reducirán 500 semanas).

Por: Redacción