Obligación de declarar de manera informativa préstamos, aumentos de capital, o aumentos de capital en efectivo

La fracción XI del artículo 18 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta señala que se considera un ingreso acumulable de las personas morales, el monto de las cantidades recibidas en efectivo, en moneda nacional o extranjera, por concepto de préstamos, aportaciones para futuros aumentos de capital o aumentos de capital mayores a $ 600,000.00, siempre y cuando no se cumpla la obligación de declararlo a las autoridades fiscales, a través de los medios y formatos que para tal efecto señale el Servicio de Administración Tributaria mediante reglas de carácter general, dentro de los quince días posteriores a aquél en el que se reciban las cantidades correspondientes.

La obligación de presentar la declaración señalada se establece en la fracción XVI del artículo 76 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta.

De acuerdo a lo precisado, la obligación consiste en declarar:

– Préstamos.

– Aportaciones para futuros aumentos de capital.

– Aportaciones para aumentos de capital.

Debido a que la obligación de declarar debe cumplirse dentro de los quince días posteriores a aquél en el que se reciban las cantidades correspondientes, que para los efectos deben ser mayores a $ 600,000.00, se entiende que no se trata de montos acumulados sino de operaciones individuales, no obstante, el artículo 113 del Reglamento de la Ley del Impuesto Sobre la Renta precisa que:

“En el caso de que las cantidades en un mismo ejercicio se reciban en dos o más pagos, los contribuyentes presentarán la información dentro de los quince días posteriores a la entrega de la última cantidad por la que se superen los seiscientos mil pesos en efectivo, en moneda nacional o extranjera”.

Consideramos que esta aclaración que se hace en el artículo reglamentario es por ejemplo cuando se aprueba un aumento de capital digamos por 700,000 pesos y las aportaciones se hacen en dos exhibiciones, por ejemplo una de 500,000 pesos y otra de 200,000 pesos, y no así cuando se hacen dos aprobaciones individuales y diferentes, por ejemplo una de 300,000 pesos y otra de 400,000 pesos.

Conforme al segundo párrafo del artículo 90 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta también las personas físicas deben cumplir con la obligación antes comentada, aunque, de la manera que establece dicho precepto, es decir:

“Las personas físicas residentes en México están obligadas a informar, en la declaración del ejercicio, sobre los préstamos, los donativos y los premios, obtenidos en el mismo, siempre que éstos, en lo individual o en su conjunto, excedan de $ 600,000.00”.

La disposición antes mencionada no hace para las personas físicas referencia a aportaciones de capital o para futuros aumentos de este, pues estas solo están consideradas desde la perspectiva de sociedades, es decir, de personas morales.

Por: Redacción

Obligación de informar de las contraprestaciones o donativos recibidos en efectivo, así como en piezas de oro o de plata

La fracción XV del artículo 76 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta establece la obligación de las personas morales de informar a las autoridades fiscales, a través de los medios y formatos electrónicos, que señale el Servicio de Administración Tributaria mediante reglas de carácter general, a más tardar el día 17 del mes inmediato posterior a aquel en el que se realice la operación, de las contraprestaciones recibidas en efectivo en moneda nacional o extranjera, así como en piezas de oro o de plata, cuyo monto sea superior a cien mil pesos. Misma obligación se establece a las personas morales con fines no lucrativos respecto de los donativos que reciben en efectivo, según lo precisa la fracción VII del artículo 82 del mismo ordenamiento.

El artículo 112 del Reglamento de la Ley del Impuesto Sobre la Renta nos hace, respecto de la obligación señalada, tres precisiones:

1.- Los contribuyentes deberán informar el monto de las contraprestaciones o donativos recibidos, según se trate en efectivo en moneda nacional o extranjera, así como en piezas de oro o plata, si al incluir los impuestos correspondientes, supera los referidos cien mil pesos.

2.- El informe se presentará cuando se efectúe respecto de una misma operación uno o varios pagos o donativos en efectivo en moneda nacional o extranjera, o bien, en piezas de oro o plata, y que la suma de ellos supere los cien mil pesos, remitiéndose dicho informe a más tardar el día diecisiete del mes inmediato posterior a aquél en el que se rebase el monto señalado.

3 Los contribuyentes que reciban contraprestaciones o donativos, donde una parte sea en efectivo, en piezas de oro o de plata, y otra parte se pague con cheque, transferencias bancarias u otros instrumentos monetarios, únicamente estarán obligados a informar dichas operaciones cuando lo recibido por concepto de contraprestación o donativos en efectivo, en piezas de oro o de plata, exceda de cien mil pesos dentro de un mismo mes, no considerando para efectos del monto citado lo cubierto con otras formas de pago.

Del numeral 2 antes referido se desprende que los cien mil pesos deben considerarse respecto de operaciones individuales y no de montos de varias operaciones acumulados, pues los artículos 76 y 82 referidos, señalan que se debe cumplir con la obligación a más tardar el día 17 del mes inmediato posterior a aquel en el que se realice la operación. Es probable que una operación sea superior a cien mil pesos pero cubierta en varias exhibiciones, y es por ello que se precisa que en tal caso sí se debe cumplir la obligación de informar.

Las personas físicas que realizan actividades empresariales y profesionales, las que arriendan inmuebles y las que enajenan bienes inmuebles, también deben cumplir con la obligación antes señalada, según lo establecen la fracción V del artículo 118, la fracción V del artículo 119 y el artículo 128, todos ellos de la ley citada, motivo por el cual, el artículo 161 del Reglamento de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, señala lo mismo que lo dispuesto por el artículo 112 en los tres numerales antes señalados, pero aplicables para este tipo de contribuyentes.

Por: Redacción

¿Qué es la exclusividad en la actividad de los Coordinados?

Se definen como coordinados, a las personas morales que administran y operan activos fijos o activos fijos y terrenos, relacionados directamente con la actividad del autotransporte terrestre de carga o de pasajeros y cuyos integrantes realizan exclusivamente actividades de autotransporte terrestre de carga o pasajeros o complementarias a dichas actividades y tienen activos fijos o activos fijos y terrenos, relacionados directamente con dichas actividades.

La fracción I del artículo 73 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta señala que tratándose de personas físicas que cumplen sus obligaciones fiscales por conducto de varios coordinados de los cuales son integrantes, cuando sus ingresos provienen exclusivamente del autotransporte terrestre de carga o de pasajeros, deben solicitar a los coordinados de los que sean integrantes, la información necesaria para calcular y enterar el impuesto sobre la renta que les corresponde, es decir, es la persona física quien en este supuesto debe determinar y pagar su impuesto, sin embargo, el cuarto párrafo de la fracción II del artículo 72 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta precisa que, podrán optar porque cada coordinado de los que sean integrantes efectúe por su cuenta el pago del impuesto sobre la renta, respecto de los ingresos que obtengan del coordinado de que se trate, aplicando a la utilidad gravable la tasa del 35%.

Dado que se hace alusión la “exclusividad” como supuesto de tributación dentro del régimen fiscal de los coordinados, el tercer párrafo del citado artículo 72 señala que se considera que los contribuyentes se dedican exclusivamente al autotransporte terrestre de carga o de pasajeros, cuando sus ingresos por dichas actividades representen cuando menos el 90% de sus ingresos totales, sin incluir los ingresos por las enajenaciones de activos fijos o activos fijos y terrenos de su propiedad que hubiesen estado afectos a su actividad.

¿Cuál es la estructura de la tributación dentro del Régimen Opcional para Grupos de Sociedades?

Como sabemos, a partir de 2014 surgió un régimen fiscal denominado “Opcional para grupos de sociedades” consignado en el Título II, Capítulo VI de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, el cual sustituyó en su intención al ahora extinto “Régimen de consolidación fiscal”.

El régimen opcional para grupos de sociedades, les permite a las sociedades que integran un grupo diferir hasta por 3 años el ISR integrado determinado a partir de un resultado fiscal igualmente integrado. De forma continua y con posterioridad a los tres ejercicios que se establecen para diferir el ISR, cada empresa debe­ enterar al fisco el diferencial entre el impuesto pagado y el generado. Para la determinación del impuesto diferido, únicamente debe considerarse la sumatoria de utilidades y pérdidas fisca­les, sin considerar CUFIN, CUFINRE o variaciones en la participación accionaria. La determinación del impuesto diferido se efectúa con base en un factor que se obtiene de dividir el resultado del grupo entre los resultados individuales. En las de­claraciones anuales se debe reflejar tanto el impuesto a pagar en el ejercicio como el que se difiere en el mismo.

Para que se pueda considerar a una sociedad dentro de la integración debe existir un porcentaje mínimo de participación accio­naria del 80% y no pueden participar en ella las sociedades que componen el sistema financiero, a las sociedades y asocia­ciones civiles, las sociedades cooperativas, las personas morales con fines no lucrativos, maquiladoras y empresas que prestan el servicio público de transporte aéreo, entre otras.

El artículo 97 del Reglamento de la Ley del Impuesto Sobre la Renta precisa que la sociedad integrada o la integradora en el ejercicio en que dejen de aplicar el régimen opcional para grupos de sociedades, deberán enterar dentro del mes siguiente a aquél en que ocurra ese supuesto el impuesto que se difirió en los pagos provisionales de dicho ejercicio, actualizados por el periodo comprendido desde el mes en que debió efectuar cada pago provisional y hasta que los mismos se realicen. Dicho en otros términos, se deben presentar los pagos bajo el supuesto de que no les es aplicable el régimen fiscal en el ejercicio en que lo abandonan, enterando las diferencias no pagadas.

Por: Redacción