Los pagos provisionales de los arrendadores se enteran y calculan en forma mensual
diciembre 6, 2019
No todos los servicios de construcción y arrendamiento relacionados con casa habitación se encuentran exentos de IVA
diciembre 11, 2019

¿Por qué el legislador estableció que para determinar el saldo de la CUFIN se debe restar el ISR pagado por la persona moral?

Hace muchos años, el impuesto sobre dividendos era a cargo del accionista y debía retenérsele, es decir, se decretaban a su favor dividendos en determinada cantidad y se le entregaba una cantidad menor a la acordada. Por ejemplo, en 1987 la retención de ISR sobre dividen­dos era del 55% y si se decretaba un dividendo de $ 100,000.00 para un accionista, al momento del pago sólo recibía $ 45,000.00. Posteriormente, se estableció un proce­dimiento de integración del pago la cual está vigente hasta nuestros días, con la finalidad de que la canti­dad que reciba el accionista sea igual a la cantidad decretada, considerándose que el impuesto ya no es su cargo, sino a cargo de la persona moral que efectúa el pago.

Supóngase que se decreta un dividendo en favor de cada accionista en la cantidad $ 100,000.00 y que no se tiene saldo en la cuenta de utilidades fiscales netas (CUFIN) motivo por el cual se debe causar el impuesto.

                Dividendo decretado                   $    100,000.00

Por:       Factor de integración                                1.4286

Igual a: Dividendo integrado                       $  142,860.00

                Dividendo integrado                  $     142,860.00

Por:       Tasa de ISR                                             30%

Menos: ISR por pagar*                              $       42,860.00

                 Dividendo integrado                     $    142,860.00

Menos: ISR por pagar*                                         42,860.00

Igual a: Pago neto al accionista             $     100,000.00

* La cantidad precisa es $ 42,858.00. El factor de integración real es del 1.42866667, pero el legislador lo redondeo a 4 decimales, es decir, 1.4286, de ello el diferencial de $ 2. Dejemos los $ 42,860.00 para fines de explicación y comprensión. Este ISR sobre dividendos los debe pagar la persona moral que hace la distribución.

Como se observa, se decretaron $ 100,000.00 de dividendos y es la cantidad que efectivamente recibe el accio­nista. El procedimiento tiende a simular lo de antaño, es decir, como si se hubieran decretado $ 142,860.00 menos una retención de $ 42,860.00.

Solo a partir de las utilidades generadas en 2014, se debe retener al accionista un 10% sobre el monto del dividendo decretado y pagado, es decir, $ 10,000.00 de acuerdo con nuestro ejemplo, recibiendo un importe neto de $ 90,000.00.

Ya sabemos que los dividendos que provienen de la CUFIN no son objeto de impuesto a cargo de la persona moral, precisamente porque esa cuenta se integra con utilidades sobre las cuales ya se pagó.

Para entender la forma de determinar la utilidad fiscal neta, debe tenerse en cuenta el procedimiento de in­tegración. En el ejemplo anterior vimos que se distribuyeron dividendos en la cantidad de $ 100,000.00 y que se pagó impuesto sobre los mismos por el hecho de no tener saldo en la CUFIN. El impuesto se determinó sobre una base de $ 142,860.00.

¿Y si se tuviera saldo en la CUFIN? Para comprender por qué al determinar el saldo de esta cuenta se debe restar el impuesto sobre la renta se debe proceder exactamente a la inversa de lo que ya hemos explicado.

Veamos el ejemplo siguiente que nos aclara la situación:

Una persona moral obtiene una utilidad fiscal que para fines didácticos supongámosla en $ 142,860.00. Pagaría un impuesto de $ 42,860.00 sobre ese resultado, a la tasa del 30% que marca el artículo 9 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta. No tuvo partidas no deducibles. Entonces, la utilidad fiscal neta la integraríamos como sigue:

 Resultado fiscal                       $ 142,860.00

Menos: Gastos no deducibles         0.00

Menos: ISR pagado                    42,860.00

Igual a: Utilidad fiscal neta  $  100,000.00

Esta utilidad fiscal neta de $ 100,000.00 pasará a formar parte de la CUFIN. Si se distribuye será la cantidad íntegra que percibirá el accionista, menos la retención del 10% de tratarse de utilidades de 2014 o subsecuentes.

De tenerse utilidad fiscal neta, se entiende que el impuesto ya lo pagó la persona moral bajo la figura de ISR a su cargo, y, de no tenerse, el impuesto lo pagará la persona moral bajo la figura de ISR sobre dividendos, pero, en ambos casos, paga el mismo importe ($ 42,860.00).

Es de acuerdo a lo explicado que para determinar la utili­dad fiscal neta se debe restar el impuesto que sobre esta se pagó.

Se le da la categoría de “neta” a la utilidad fiscal, pues es el monto que resulta una vez descontado el impuesto, y en caso de tenerse, descontadas partidas no deducibles.

Consideremos, respecto de las utilidades generadas a partir de 2014, que es obligatorio llevar dos cuentas de CUFIN, una, con las utilidades generadas hasta el 31 de diciembre de 2013, las cuales no están afectas al pago del 10% referido y otra, con las utilidades generadas a partir de 2014.

Por: Redacción

Deja un comentario