Plazo que tienen los contribuyentes para emitir sus comprobantes fiscales por los ingresos que obtienen
octubre 8, 2019
Tratamiento fiscal del pago del deducible y del endoso de las facturas a las aseguradoras
octubre 10, 2019

Supuestos que obligan a dar pensión alimentaria

La obligación de pagar pensión alimenticia la iden­tificamos solamente con los casos de divorcio pero no es el único supuesto en que opera esta pensión.

La obligación de dar alimentos es recíproca, es de­cir, el que los da tiene a su vez derecho de pedirlos. En consecuencia, los hijos pueden estar obligados a otorgar una pensión alimenticia en favor de sus pa­dres. A falta o por imposibilidad de los hijos, la obliga­ción recaerá en los descendientes más próximos en grado y en su defecto, tienen obligación de ministrar alimentos los parientes colaterales dentro del cuarto grado. Los hermanos y demás parientes colaterales tienen obligación de dar alimentos a los menores, mientras éstos llegan a la edad de dieciocho años. También deben alimentar a sus parientes dentro del grado mencionado, que fueren incapaces.

Los cón­yuges deben darse alimentos; los concubinos están obligados, en igual forma, a darse alimentos siempre que hayan vivido juntos como si fueran cónyuges, siempre que ambos hayan permanecido libres de matrimonio durante el concubinato. El adoptante y el adoptado tienen la obligación de darse alimentos, en los casos en que la tienen el padre y los hijos.

La persona obligada a pagar la pensión se denomina deudor alimentario y a la persona que tiene el dere­cho a recibirla se le denomina acreedor alimentista.

Una pensión alimenticia no solo comprende la ali­mentación sino también el vestido, la habitación y la asistencia en casos de enfermedad. Respecto de los menores los alimentos comprenden, además, los gastos necesarios para la educación primaria del alimentista, y para proporcionarle algún oficio, arte o profesión honestos y adecuados a su sexo y circuns­tancias personales.

Si bien el obligado a dar alimentos cumple la obligación asignando una cantidad de dinero competente al acreedor alimentario, puede cumplir con la obligación incorporando al acreedor alimentista a su familia. Si el acreedor se opone a ser incorporado, compete al juez, según las circunstancias, fijar la manera de su­ministrar los alimentos. Sin embargo, el deudor alimentista no podrá pedir que se incorpore a su familia el que debe recibir los alimentos, cuando se trate de un cónyuge divorciado que reciba alimentos del otro, y cuando haya inconveniente legal para hacer esa incorporación.

Los alimentos han de ser proporcionados a las posi­bilidades del que debe darlos y a las necesidades de quien debe recibirlos. Determinados por convenio o sentencia, los alimentos tendrán un incremento auto­mático mínimo equivalente al aumento porcentual del salario mínimo vigente, salvo que el deudor alimen­tario demuestre que sus ingresos no aumentaron en igual proporción. En este caso, el incremento en los alimentos se ajustará al que realmente hubiese obtenido el deudor. Estas prevenciones deberán ex­presarse siempre en la sentencia o convenio corres­pondiente. En el caso de divorcio necesario el juez determinará el monto de la pensión.

Cesa la obligación de proporcionar la pensión cuando:

I. El que la tiene carece de medios para cumplirla;

II. El alimentista deja de necesitar los alimentos;

III. En caso de injuria, falta o daño graves inferidos por el alimentista contra el que debe prestarlos;

IV. Cuando la necesidad de los alimentos dependa de la conducta viciosa o de la falta de aplicación al tra­bajo del alimentista, mientras subsistan estas causas;

V. Si el alimentista, sin consentimiento del que debe dar los alimentos, abandona la casa de éste por cau­sas injustificables.

Cabe aclarar que el derecho de recibir alimentos no es renunciable, ni puede ser objeto de transacción. Respecto de la procedencia del otorgamiento de una pensión alimenticia tratándose de divorcio, las legis­laciones locales varían de manera importante. En tanto en unas la sola culpabilidad de un cónyuge le hace obligatorio proporcionar pensión en otras cuan­do el cónyuge inocente dispone de un trabajo remu­nerado o de bienes que le proporcionan lo suficiente para su manutención no existe la obligación referida.

Por: Redacción

Deja un comentario