La Renta y su impuesto
marzo 13, 2019
Residente en el extranjero que actúa en el territorio nacional a través de una persona física o moral que sea un agente independiente
marzo 26, 2019

Residencia y fuente de riqueza son las dos características que colocan a las personas en el estatus de contribuyentes

El artículo 1 de la Ley del Impuesto Sobre la renta establece que tanto personas físicas como personas morales están obligadas al pago de esa contribución, pero, solo en los siguientes casos, es decir, no hay otros supuestos que las hagan quedar en el estatus de contribuyentes:

Residentes en México

I. Las residentes en México, respecto de todos sus ingresos, cualquiera que sea la ubicación de la fuente de riqueza de donde procedan.

Ser mexicano no es el determinante de la obligación de contribuir, sino que es la residencia en México la que hace a las personas ser sujetos del impuesto, independientemente de que la fuente de riqueza se encuentre asimismo en México o en el extranjero. En conclusión, residente en México, en todos los casos debe pagar el impuesto sobre la renta en México.

Residentes en el extranjero

II. Los residentes en el extranjero que tengan un establecimiento permanente en el país, respecto de los ingresos atribuibles a dicho establecimiento permanente.

En este supuesto de ley, encontramos que es la existencia de establecimiento permanente en el México, lo que hace que una persona, física o moral, residente en el extranjero, sea contribuyente en nuestro país. Obsérvese que la definición no es hacia extranjeros, sino a residentes en el extranjero. Un mexicano podría encontrarse en esta figura de “residente en el extranjero”,

En este caso, es importante elucidar qué debemos entender por establecimiento permanente.

El artículo 2 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta fue destinado por el legislador para establecer qué es y en qué casos se considera que una persona, física o moral, tiene establecimiento permanente en México lo cual la hará ser sujeto del impuesto en nuestro país.

Establecimiento permanente

El aludido artículo 2 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta define al establecimiento permanente como:

“Cualquier lugar de negocios en el que se desarrollen, parcial o totalmente, actividades empresariales o se presten servicios personales independientes”.

De acuerdo con la definición antes mostrada, establecimiento permanente es un “lugar de negocios” y, consecuentemente, en sentido inverso, cualquier lugar de negocios será un establecimiento permanente.

Por: Redacción

Deja un comentario