Se proyecta recibir 6.9 millones de declaraciones anuales 2018
abril 9, 2019
¿Cómo se facturan los anticipos de clientes?
abril 11, 2019

Requisitos para que una persona moral pueda deducir una cuenta por incobrable

Para crear una estimación de cuentas incobrables para fines exclusivamente financieros las personas morales deben efectuar el re­gistro contable siguiente:

Asiento 1

GASTOS DE ADMINISTRACIÓN $ 40,000

Cuentas incobrables

ESTIMACIÓN PARA CUENTAS INCOBRABLES $ 40,000

(Cuenta complementaria de activo)

Conforme al asiento contable anterior, el cargo a gas­tos no será deducible por ser una estimación de la empresa. Hay que tener en cuenta que las cuentas que consideraremos en la estimación son cuentas de dudosa recuperación, las cuales son distintas a las cuentas que definitivamente no son cobrables.

Supongamos que de los $ 40,000, después de ges­tiones de cobro administrativas y legales, arribamos a la conclusión de que $ 20,000 se consideran definiti­vamente no cobrables. Hacemos el asiento siguiente:

Asiento 2

ESTIMACIÓN PARA CUENTAS INCOBRABLES $ 20,000

CUENTAS POR COBRAR                                 $ 20,000

Cliente X

Con el asiento anterior se disminuye la estimación y desaparece de la contabilidad el derecho al cobro de la cuenta.

Los movimientos anteriores son de carácter pura­mente financiero, no obstante, las empresas buscan deducir para efectos fiscales sus cuentas, motivo por el cual veremos los requisitos para ello.

Conforme al asiento 1, la estimación para cuentas incobrables se consideraría como una deducción so­lamente para efectos contables.

Para poder deducir fiscalmente una cuenta debemos atender a lo dispuesto por el artículo 27 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, el cual en su fracción XV, establece que la pérdida de un crédito incobrable se considerará realizada cuando se dé cualquiera de los dos supuestos siguientes, lo que ocurra primero:

1. Se consuma el plazo de prescripción que corres­ponda.

2. Sea notoria la imposibilidad práctica de cobro.

Prescripción de las cuentas por cobrar

El tiempo de prescripción de una cuenta por cobrar depende del título o documento con el cual esté respaldado. Las facturas comerciales prescriben a los 10 años.

La Ley del Impuesto Sobre la Renta contempla ade­más de la prescripción, la imposibilidad práctica de cobro para poder deducir una cuenta por cobrar, en un plazo inclusive menor al de la prescripción.

Imposibilidad práctica de cobro

La fracción XV del artículo 27 de la Ley del Impues­to Sobre la Renta contempla que se considera que existe notoria imposibilidad práctica de cobro, entre otros, en los siguientes casos:

Créditos de hasta 30,000 unidades de inversión

a) Créditos cuya suerte principal al día de su venci­miento no exceda de 30,000 UDIS, cuando en el plazo de un año contado a partir de que incurra en mora, no se hubiera logrado su cobro. En este caso, se considera­rán incobrables en el mes en que se cumpla un año de haber incurrido en mora.

Cuando se tengan dos o más créditos con una misma persona física o moral de los señalados en el párrafo an­terior, se deberá sumar la totalidad de los créditos otor­gados para determinar si éstos no exceden del monto a que se refiere dicho párrafo”.

Es importante destacar el momento de deducibilidad de una cuenta por cobrar. De conformidad con el tex­to de ley, es en el mes en que se cumpla un año de haber incurrido en mora”, lo cual nos obliga a tener un adecuado control de nuestra cartera respec­to a los plazos de prescripción.

Créditos derivados de operaciones realizadas con el público en general

Tratándose de créditos contratados con el público en general, cuya suerte principal al día de su vencimiento se encuentre entre 5,000 pesos y 30,000 UDIS, siempre que el contribuyente de acuerdo con las reglas de carácter general que emita el Servicio de Administración Tributaria informe de di­chos créditos a las sociedades de información crediticia que obtengan autorización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de conformidad con la Ley de Socie­dades de Información Crediticia.

Créditos a cargo de personas que realizan activida­des empresariales

Cuando el deudor del crédito de que se trate sea con­tribuyente que realiza actividades empresariales y el acreedor informe por escrito al deudor de que se tra­te, que efectuará la deducción del crédito incobrable, a fin de que el deudor acumule el ingreso derivado de la deuda no cubierta en los términos de esta Ley. Los con­tribuyentes que apliquen lo dispuesto en este párrafo, deberán informar a más tardar el 15 de febrero de cada año de los créditos incobrables que dedujeron en los tér­minos de este párrafo en el año calendario inmediato anterior.

Créditos por montos mayores a 30,000 unidades de inversión

b) Tratándose de créditos cuya suerte principal al día de su vencimiento sea mayor a 30,000 UDIS cuando el acreedor haya demandado ante la autoridad judicial el pago del crédito o se haya iniciado el procedimiento ar­bitral convenido para su cobro y además se cumpla con lo previsto en el párrafo final del inciso a).

Deudores declarados en quiebra o concurso mer­cantil

c) Se compruebe que el deudor ha sido declarado en quiebra o concurso. En el primer supuesto, debe exis­tir sentencia que declare concluida la quiebra por pago concursal o por falta de activos.

Cuentas por cobrar que tengan una garantía hipo­tecaria

Solamente será deducible el 50% del monto cuando se den los supuestos a que se refiere el inciso b). Cuando el deudor efectúe el pago del adeudo o se haga la aplica­ción del importe del remate a cubrir el adeudo, se hará la deducción del saldo de la cuenta por cobrar o en su caso la acumulación del importe recuperado.

Efecto de la cancelación de créditos en el ajuste anual por inflación

Para los efectos del artículo 44 de la Ley del Impues­to Sobre la Renta (para efectos de la determinación del ajuste anual por inflación), los contribuyentes que de­duzcan créditos por incobrables, los deberán considerar cancelados en el último mes de la primera mitad del ejercicio en que se deduzcan.

En relación con lo expuesto, será de interés ver lo que establece el Servicio de Administración Tributaria en uno de sus criterios internos, identificado como 22/ISR/N:

22/ISR/N. Pérdidas por créditos incobrables. Notoria imposibilidad práctica de cobro.

El artículo 27, fracción XV de la Ley del ISR establece como requisito para deducir las pérdidas por créditos incobrables, que estas se consideren realizadas en el mes en el que se consuma el plazo de prescripción que corresponda o antes si fuera notoria la imposibilidad práctica de cobro.

Para los efectos del mismo artículo, el inciso b) de la fracción citada considera que existe notoria imposibilidad práctica de cobro, entre otros casos, tratándose de créditos cuya suerte principal al día de su vencimiento sea mayor a 30,000 unidades de inversión, cuando el acreedor haya demandado ante la autoridad judicial el pago del crédito o se haya iniciado el procedimiento arbitral convenido para su cobro y además se cumpla con lo previsto en el párrafo final del inciso a) de la misma fracción.

El último párrafo del inciso a) de la fracción referida prevé que cuando el deudor del crédito de que se trate sea contribuyente que realiza actividades empresariales y el acreedor informe por escrito al deudor de que se trate, que efectuará la deducción del crédito incobrable, a fin de que el deudor acumule el ingreso derivado de la deuda no cubierta en los términos de la Ley del ISR y que los contribuyentes que apliquen lo dispuesto en el párrafo citado, deberán informar a más tardar el 15 de febrero de cada año de los créditos incobrables que dedujeron en los términos de ese párrafo en el año calendario inmediato anterior.

En este sentido, la expresión -se cumpla- utilizada en el inciso b), al referirse al párrafo final del inciso a), alude a una obligación.

Por tanto, el deber previsto en el inciso b), solo es aplicable a la segunda parte del párrafo final del inciso a), en cuanto a la obligación del acreedor de informar por escrito al deudor que efectuará la deducción de la pérdida por el crédito incobrable, para que este acumule el ingreso derivado de la deuda no cubierta, y la de informar a más tardar el 15 de febrero de cada año, de las pérdidas por créditos incobrables que dedujo en el año inmediato anterior.

Respecto de la presentación del aviso de deducción referido, la ficha de trámite 54/ISR, señala lo siguiente:

54/ISR. Aviso relativo a deducciones de pérdidas por créditos incobrables

¿Quiénes lo presentan?

Personas físicas y morales con actividades empresariales que deseen deducir pérdidas por créditos incobrables.

¿Dónde se presenta?

A través de buzón tributario.

¿Qué documento se obtiene?

Acuse de recibo.

¿Cuándo se presenta?

A más tardar el 15 de febrero de cada año.

Requisitos:

Archivo electrónico con manifiesto por deducciones de pérdidas por créditos incobrables.

Condiciones

Contar con e.firma y Contraseña.

Por: Redacción

Deja un comentario