¿Cuál es el efecto fiscal de las erogaciones no deducibles efectuadas por las personas físicas?
octubre 4, 2018
Determinación de un crédito fiscal a partir de la existencia de una discrepancia fiscal
Determinación de un crédito fiscal a partir de la existencia de una discrepancia fiscal
octubre 8, 2018

¿Qué pasa si una persona física retira más de sus utilidades y de su capital?

El que una persona retire más dinero del que aportó a su negocio y de las utilidades que este generó parece imposible, sin embargo, algunas ocasiones ese dinero proviene del generado en otros regímenes fiscales, por ejemplo, salarios, arrendamiento, intereses, etc. Sin embargo también podría provenir de ingresos no declarados, es decir, de la evasión fiscal. Cuando una persona tiene erogaciones superiores a sus ingresos, sin que pueda demostrar el origen, puede caer en el supuesto de discrepancia fiscal, pues la reflexión que hizo el legislador para incluir esta figura jurídica en el artículo 91 de la ley del impuesto sobre la renta, es que si una persona física retira más dinero del que aportó y de las utilidades que generó su negocio, seguramente el dinero proviene de ingresos omitidos. Según lo comentamos, puede provenir de otras fuentes como por ejemplo préstamos, saldos iniciales en bancos, etc., pero esto es algo que en su caso tendría que aclarar el contribuyente, según se señala en el referido numeral.

Para efectos de determinar la existencia de discrepan­cia fiscal, el referido artículo 91 dispone que también se considerarán erogaciones efectuadas por cualquier persona física, las consistentes en gastos, adquisicio­nes de bienes y depósitos en cuentas bancarias, en inversiones financieras o tarjetas de crédito.

Si por ejemplo una persona obtiene de ingresos 100 y tiene egresos de 400 por concepto de gastos, adqui­siciones de bienes, depósitos en cuentas bancarias, inversiones financieras o pago a tarjetas de crédito, el fisco federal se preguntará de donde salieron los recursos para efectuar estos, asumiendo que se trata de ingresos omitidos. La discrepancia fiscal, centra su atención no en la figura de las deducciones, sino en la de egresos.

El artículo señala que las erogaciones referidas en el párrafo anterior se presumirán ingresos, cuando se trate de personas físicas que:

1) No estén inscritas en el Registro Federal de Con­tribuyentes.

2) Estando inscritas en el Registro Federal de Con­tribuyentes no presenten las declaraciones a las que están obligadas.

3) Declaren ingresos menores a las erogaciones re­feridas.

Tratándose de contribuyentes que perciban ingresos por salarios y que no estén obligados a presentar declaración anual, se considerarán como ingresos declarados los manifestados por los sujetos que les efectúen la retención del ISR (patrones).

Consideremos que las autoridades fiscales están facultadas para solicitar directamente a las entidades del sistema financiero información de los depósitos, retiros y saldos de las cuentas de los contribuyentes sin que opere el ahora incipiente se­creto bancario.

¿Qué erogaciones no se consideran para determinar la existencia de discrepancia fiscal?

Para determinar la existencia de la discrepancia fis­cal no se tomarán en consideración los depósitos que el contribuyente efectúe en cuentas que:

a) No sean propias. El no considerar un depósito a una cuenta no propia es porque en esencia constitu­ye un pago.

b) Califiquen como erogaciones. Si son erogaciones y para efectos de discrepancia fiscal se vuelven a considerar como tales, se duplicaría la erogación y de manera errónea la autoridad consideraría que hay mayores deducciones que ingresos.

c) Representen pagos por la adquisición de bienes o de servicios, o como contraprestación para el otor­gamiento del uso o goce temporal de bienes o para realizar inversiones financieras. La razón de que no se consideren erogaciones es igual a la señalada en el inciso a)

d) Sean traspasos entre cuentas del contribuyente o a cuentas de su cónyuge, de sus ascendientes o des­cendientes, en línea recta en primer grado. Financie­ramente no se trata de un egreso pues al tratarse solamente de un traspaso de cuentas no se afecta el patrimonio del contribuyente.

Por: Redacción

Deja un comentario