Pago del ISR por parte de los copropietarios
diciembre 6, 2018
Ingresos de las personas morales, por enajenación de bienes inmuebles
diciembre 10, 2018

Obtención de ingresos por adjudicación

Una adjudicación de carácter judicial se presenta cuando una autoridad judicial resuelve respec­to de qué persona es la propietaria de un bien. La fracción II del artículo 14 del Código Fiscal de la Federación establece que la adjudicación se conside­ra enajenación, aún en los casos en los que esta se realice en favor de un acreedor. El tratamiento fiscal de una adjudicación dependerá del régimen en que se encuentre tributando la persona que entrega el bien y de quien lo recibe y si el bien estaba destinado o no a la actividad del contribuyente o si la declaración que hace la autoridad de la persona a quien corresponde la propiedad deriva o no del resultado de actos de co­mercio celebrados entre las partes.

Hay otro tipo de adjudicación y es la de tipo fiduciario. Cuando un fideicomitente constituye un fideicomiso en favor de un fideicomisario teniendo como adminis­trador de la operación a una fiduciaria y se establece que el bien objeto del fideicomiso pasará a ser pro­piedad del fideicomisario se dice que a este último se le adjudicó un bien por la vía fiduciaria.

Ingresos por la enajenación de inmuebles por ad­judicación judicial o fiduciaria

El artículo 213 del Reglamento de la Ley del Impuesto Sobre la Renta establece que las personas físicas que obtengan ingresos por la enajenación de inmuebles por adjudicación judicial o fiduciaria (es decir, cuando son propietarias del bien y se les obliga a entregarlo), considerarán que la enajenación se realiza en el mo­mento en que se finque el remate del bien, debiendo realizar, en su caso, el pago provisional. Este pago se determinará en los términos del tercer párrafo del artículo 126 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta.

El artículo reglamentario señala “en su caso” ya que puede ser que el contribuyente no realice actividades empresariales o que los bienes no se utilicen para la realización de estas y en consecuencia se deberá tributar en el capítulo de “ingresos por enajenación de bienes” calculando los pagos conforme al mencio­nado artículo 126.

El último párrafo del referido artículo 213 dispone que “Asimismo, las personas físicas que obtengan ingre­sos por la adquisición de bienes inmuebles por adjudi­cación judicial o fiduciaria, considerarán como ingreso la diferencia entre el precio de remate y el avalúo prac­ticado en la fecha en la que se haya fincado el remate, debiendo, en su caso, realizar el pago provisional que corresponda en los términos del segundo párrafo del artículo 132 de la Ley. El artículo del reglamento se re­fiere a los casos en que ha de tributarse en el régimen de “ingresos por adquisición de bienes”.

Por: Redacción

Deja un comentario