Preguntas y respuestas respecto a los CFDI (2)
septiembre 24, 2018
¿Cuál es el efecto fiscal de las erogaciones no deducibles efectuadas por las personas físicas?
octubre 4, 2018

¿Mis servicios son empresariales o profesionales?

Cuando en 2002 se promulgó una nueva ley del impuesto sobre la renta, la cual estuvo en vigor hasta 2013, pues para 2014 nuevamente se promulgó de manera total el ordenamiento que es el Actualmente vigente, se unificaron los regímenes de actividades empresariales de las personas físicas en el régimen general, con el de honorarios y en general por la prestación de un servicio personal independiente, dando origen a lo que actualmente conocemos como régimen de actividades empresariales y profesionales.

El artículo 100 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta nos define, en forma genérica, qué tipo de ingresos se consideran obtenidos en cada actividad, como sigue:

  1. Ingresos por actividades empresariales, los provenientes de la realización de actividades comerciales, industriales, agrícolas, ganaderas, de pesca o silvícolas.
  2. Ingresos por la prestación de un servicio profesional, las remuneraciones que deriven de un servicio personal independiente y cuyos ingresos no se consideren salarios o conceptos asimilados a estos.

Por su parte, el artículo 101 del ordenamiento citado señala que se considerarán ingresos acumulables por la realización de actividades empresariales o por la prestación de servicios profesionales (sin precisar a cuál de ellos corresponden), además de los señalados en las dos fracciones anteriores, los siguientes, enunciados de manera sucinta:

  1. Condonaciones, quitas o remisiones de deudas.
  2. Enajenación de cuentas y documentos por cobrar y de títulos de crédito distintos de las acciones.
  3. Recuperación de seguros, fianzas o responsabilidades.
  4. Cantidades percibidas para efectuar gastos por cuenta de terceros.
  5. Enajenación de obras de arte efectuadas por el contribuyente.
  6. Ingresos obtenidos por agentes y promotores de instituciones del sistema financiero.
  7. Ingresos obtenidos por la explotación de una patente aduanal.
  8. Derechos de autor.
  9. Intereses.
  10. Devoluciones que se efectúan o los descuentos o bonificaciones que se reciben.
  11. Ganancia derivada de la enajenación de activos afectos a la actividad.
  12. Ingresos determinados presuntivamente por las autoridades fiscales.

De los doce conceptos anteriores, no se precisa en las disposiciones qué es actividad empresarial y qué es actividad profesional, aspecto indispensable para darle el tratamiento fiscal adecuado a cada tipo de ingreso.

Los ingresos obtenidos por la prestación de servicios profesionales están sujetos a la retención del 10% de impuesto sobre la renta cuando quien los paga es una persona moral y asimismo a la retención de dos terceras partes del impuesto al valor agregado. Los ingresos que se obtienen por la realización de actividades empresariales no son objeto de retención de ninguno de los dos impuestos señalados.

Como la ley actual no precisa qué es un servicio profesional y qué es una actividad empresarial y a fin de elucidar esa indefinición, nos será de utilidad consultar el estatus de esas actividades en la Ley del Impuesto Sobre la Renta vigente en 2001, año en el cual, como lo hemos señalado, se encontraban separadas.

En el régimen de honorarios y de ingresos por la prestación de un servicio personal independiente, de acuerdo con el artículo 84 de la ley vigente en 2001 podían tributar los contribuyentes siguientes:

  1. Quienes obtuvieran ingresos por la presentación de servicios personales independientes.
  2. Las personas que enajenaran obras de arte hechas por ellas.
  3. Los agentes de instituciones de crédito, de seguros, de fianzas o de valores.
  4. Los promotores de valores.
  5. Quienes obtuvieran ingresos por la explotación de una patente aduanal.
  6. Autores que directamente obtuvieran ingresos por la explotación de sus obras.

Los numerales 2 a 6 referentes a la ley de 2001 se asemejan a los numerales 5 a 8 que corresponde a la ley actualmente vigente. Por lo tanto, comentaremos los numerales restantes:

Respecto a los conceptos no coincidentes (numerales 1 a 4 y 9 a 12 señalados en la ley del ISR vigente en 2018) debemos considerarlos obtenidos en la actividad que le corresponda al contribuyente. Por ejemplo, si es una quita de un adeudo generado en la actividad profesional pues se considerará obtenido en dicho régimen, o bien, si es una quita o condonación de deuda en la actividad empresarial pues en ella se considerará obtenido el ingreso.

Esto es importante definirlo puesto que hay que recordar que para efectos de determinar el reparto de utilidades a los trabajadores de un contribuyente que tributa en el régimen de actividades empresariales y profesionales y que percibe ingresos por las dos actividades, le es necesario separarlos ya que debe determinar la renta gravable que corresponda a cada una de las actividades en lo individual. Esto es porque la participación a los trabajadores en la utilidad se hace sobre bases distintas. Tratándose de actividades empresariales los trabajadores participarán sobre el total de la utilidad percibida (al 10%).

Por otra parte, es la fracción III del artículo 127 de la Ley Federal del Trabajo la que dispone que el monto de la participación de los trabajadores al servicio de personas cuyos ingresos deriven exclusivamente de su trabajo (servicios profesionales), y el de los que se dediquen al cuidado de bienes que produzcan rentas o al cobro de créditos y sus intereses, no podrá exceder de un mes de salario, de ello la necesidad de separar la renta gravable en función al tipo de ingreso, cosa que señala el último párrafo del artículo 109 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta.

No obstante de que estamos hablando de un solo régimen de actividades empresariales y profesionales hay que tener en cuenta que cuando una persona se inscribe en el RFC, para tributar en dicho régimen, debe precisar si es que va a obtener ingresos por servicios profesionales, por actividades empresariales o por ambos.

En conclusión, solo en los casos en que se obtengan ingresos de los considerados como honorarios o ingresos por la prestación de servicios personales independientes en la ley de 2001 podremos estar hablando de que se está percibiendo un ingreso exclusivamente en la actividad de servicios profesionales. Para los demás casos, según se comentó, dependerá del régimen en el que se genere el ingreso.

Distinción de las actividades empresariales y de los servicios profesionales

El artículo 16 del Código Fiscal de la Federación considera como actividades empresariales a:

I. Las comerciales.

II. Las industriales.

III. Las agrícolas.

IV. Las ganaderas.

V. Las pesqueras.

VI. Las silvícolas.

Actividad empresarial comercial

El artículo 16 del Código Fiscal de la Federación establece que las actividades comerciales son aquellas que de conformidad con las leyes federales tienen ese carácter. Es esta disposición la que nos hace remitirnos al código de comercio, el cual en su título primero, capítulo primero, artículo 75 clasifica a los actos de comercio como sigue:

  1. Todas las adquisiciones, enajenaciones y alquileres verificados con propósito de especulación comercial, de mantenimientos, artículos, muebles o mercaderías, sea en estado natural, sea después de trabajados o labrados.
  2. Las compras y ventas de bienes muebles, cuando se hagan con dicho propósito de especulación comercial.¿
  3. Las compras y ventas de porciones, acciones y obligaciones de las sociedades mercantiles.
  4. Los contratos relativos a obligaciones del Estado u otros títulos de crédito corrientes en el comercio.
  5. Las empresas de abastecimientos o suministros.
  6. Las empresas de construcciones y trabajos públicos y privados.
  7. Las empresas de fábricas y manufacturas.
  8. Las empresas de transporte de personas o cosas, por tierra o por agua, y las empresas de turismo.
  9. Las librerías y las empresas editoriales y tipográficas.
  10. Las empresas de comisiones, de agencias, de oficinas de negocios comerciales y establecimientos de ventas en pública almoneda.
  11. Las empresas de espectáculos públicos.
  12. Las operaciones de comisión mercantil.
  13. Las operaciones de mediación en negocios mercantiles.
  14. Las operaciones de bancos.
  15. Todos los contratos relativos al comercio marítimo y a la navegación interior y exterior.
  16. Los contratos de seguros de toda especie, siempre que sean hechos por empresas.
  17. Los depósitos por causa de comercio.
  18. Los depósitos en los almacenes generales y todas las operaciones hechas sobre certificados de depósito y bonos de prenda librados por los mismos.
  19. Los cheques, letras de cambio o remesas de dinero de una plaza a otra, entre toda clase de personas.
  20. Los valores u otros títulos a la orden o al portador, y las obligaciones de los comerciantes, a no ser que se pruebe que se derivan de una causa extraña al comercio.
  21. Las obligaciones entre comerciantes y banqueros, si no son de naturaleza esencialmente civil.
  22. Los contratos y obligaciones de los empleados de los comerciantes en lo que concierne al comercio del negociante que los tiene a su servicio.
  23. La enajenación que el propietario o el cultivador hagan de los productos de su finca o de su cultivo, y
  24. Cualesquiera otros actos de naturaleza análoga a los expresados.

El mismo artículo 75 aclara que en caso de duda, la naturaleza comercial será fijada por el arbitrio judicial.

Cualquier actividad que se encuentre en alguno de los supuestos anteriores no tendría problema para ubicarse como actividad empresarial. Precisando el problema, es la prestación de servicios la que puede causar confusión en el entendido de que de acuerdo a lo expuesto hay prestación de servicios que se considera fiscalmente actividad empresarial y hay otra que se considera un servicio personal independiente (servicio profesional).

En el artículo 75 antes señalado pudimos ver la referencia que hace a cierta prestación de servicios, tales como construcciones, transporte de personas o cosas, espectáculos públicos y la comisión mercantil, todas ellas en esencia son prestación de servicios que hacen las personas físicas.

Finalmente queda por considerar a los servicios de construcción.

La fracción VI del artículo 75 del Código de Comercio señala que se consideran actos de comercio los realizados por empresas de construcción y trabajos públicos y privados.

El último párrafo del artículo 16 del Código fiscal de la Federación señala que se considera “empresa” la persona física o moral que realice actividades empresariales.

Un carpintero, por ejemplo, se dedica a la construcción (aún cuando sea a menor escala) y a trabajos privados. Según lo expuesto, debe considerar que su trabajo es una actividad empresarial, resultando indebido que la considerara servicio profesional dado que cumple dos características: Se le puede considerar empresa y lleva a cabo actos de comercio que a la vez se consideran actividad empresarial.

Vayamos al caso del propietario de una peluquería. Su actividad no se encuentra clasificada en los actos de comercio antes señalados y sin embargo no parece lógico que deba considerar su actividad como servicio profesional.

La facción II del artículo 100 de la ley del impuesto sobre la renta establece que se considerarán ingresos por la prestación de un servicio profesional, las remuneraciones que deriven de un servicio personal independiente y cuyos ingresos no se consideren salarios. Si el contribuyente del caso que se comenta presta un servicio y no es salario lo que percibe. Entonces… ¿En qué régimen debe de tributar?

Algunos autores han querido darle solución a problemas como el planteado señalando que de existirse una especulación comercial se puede tributar en una actividad empresarial y de no existir pues no. La solución parece un tanto vaga, porque, ¿qué profesionista cuando fija sus honorarios no busca obtener la mayor ganancia posible?

Otras opiniones señalan que si el prestador del servicio tiene trabajadores entonces ya se convirtió en una unidad económica y por lo tanto ya el servicio no es personal sino colectivo, no obstante que la representación de esa unidad económica recayera en una sola persona.

Por otra parte, parece lógico que una persona que presta un servicio personal y que debido a su carga de trabajo necesite contratar a otras personas cambie su actividad de personal a empresarial. Esta parece ser una de las características que puede diferenciar un régimen de otro respecto a la prestación de servicios.

Otro elemento que parece distinguir ambos regímenes (servicios profesionales y actividad empresarial) es si se cuenta con un lugar de negocios en el cual se desarrolla la actividad. Por ejemplo, un peluquero, no obstante que presta un servicio personal, lo desempeña en un lugar de negocios, abierto al público en general, con anuncios que le permite atraer a la clientela. Naturalmente que se debía hacer la excepción en el caso de personas que se dedican a la construcción ya que no obstante que se considere una actividad empresarial su servicio en muchos de los casos solo se puede desempeñar en el lugar designado por el cliente y no por ello se le considerará un servicio personal independiente. Es bajo esta óptica que un prestador de servicios personales independientes tiene como característica que su servicio o el resultado de este lo debe hacer o entregar en el lugar de negocios del cliente.

En resumen, podemos decir que un servicio debe considerarse actividad empresarial y no servicio profesional cuando reúna  las características siguientes, dos por lo menos:

  1. Que haya una especulación comercial.
  2. Que se tenga un lugar de negocios en el cual se presta el servicio.
  3. Que se contraten trabajadores para desempeñar la actividad.

Por ejemplo, el transporte de bienes, aún cuando se prestara por una única persona cumple con dos de los requisitos anteriores (1 y 2).

Para el contribuyente que desea saber qué tipo de actividad realiza, si empresarial o profesional, será de utilidad conocer la lista que da a conocer el Servicio de Administración Tributaria, previa a la inscripción de una persona ante el Registro Federal de Contribuyentes a través de internet:

Son servicio personales independientes, los:

Profesionales

Financieros

Apoyo a la construcción

Apoyo a actividades agropecuarias y forestales

Recreativos

Educativos

Salud

Otros servicios de apoyo

Guía de turismo

Servicios Inmobiliarios y de administración de inmuebles

La definición de cada servicio es como sigue:

Profesionales

Agentes aduanales

Servicios jurídicos

Notarios o corredores públicos

Servicios de apoyo para efectuar trámites legales

Servicios de contabilidad y auditoría

Oros servicios relacionados con la contabilidad

Servicios de arquitectura

Servicios de arquitectura de paisaje y urbanismo

Servicios de ingeniería

Servicios de dibujo

Servicios de inspección de edificios

Servicios de levantamiento geofísico

Servicios de elaboración de mapas

Diseño industrial

Diseño gráfico

Servicios de consultoría en computación

Servicios de consultoría en administración

Servicios de consultoría en medio ambiente

Otros servicios de consultoría científica y técnica

Servicios de investigación y desarrollo en ciencias físicas, de la vida e ingeniería prestados por el sector privado

Servicios de investigación y desarrollo en ciencias sociales y humanidades prestados por el sector privado

Otros servicios profesionales, científicos y técnicos

Financieros

Asesoría en inversiones

Agentes, ajustadores y gestores de seguros de vida

Agentes, ajustadores y gestores de seguros contra riesgos agropecuarios

Agentes, ajustadores y gestores de otros seguros

Apoyo a la construcción

Administración y supervisión de construcción de vivienda

Administración y supervisión de Construcción de naves y plantas industriales

Administración y supervisión de Construcción de inmuebles comerciales, institucionales y de servicios

Administración y supervisión de construcción de obras para el tratamiento, distribución y suministro de agua, drenaje y riego

Administración y supervisión de construcción de obras para petróleo y gas

Administración y supervisión de construcción de obras de generación y conducción de energía eléctrica y telecomunicaciones

Administración y supervisión de división de terrenos y de construcción de obras de urbanización

Administración y supervisión de construcción de vías de comunicación

Administración y supervisión de construcción de otras obras de ingeniería civil u obra pesada

Apoyo a la construcción

Administración y supervisión de construcción de vivienda

Administración y supervisión de Construcción de naves y plantas industriales

Administración y supervisión de Construcción de inmuebles comerciales, institucionales y de servicios

Administración y supervisión de construcción de obras para el tratamiento, distribución y suministro de agua, drenaje y riego

Administración y supervisión de construcción de obras para petróleo y gas

Administración y supervisión de construcción de obras de generación y conducción de energía eléctrica y telecomunicaciones

Administración y supervisión de división de terrenos y de construcción de obras de urbanización

Administración y supervisión de construcción de vías de comunicación

Administración y supervisión de construcción de otras obras de ingeniería civil u obra pesada

 Apoyo a actividades agropecuarias y forestales

Administración de empresas o negocios agrícolas

Administración de empresas o negocios ganaderos

Administración de empresas o negocios forestales

Recreativos

Cantantes y grupos musicales

Agentes y representantes de artistas, deportistas y similares

Artistas y técnicos independientes

Educativos

Servicios de profesores particulares

Servicios de apoyo a la educación

Salud

Servicios veterinarios para mascotas

Servicios veterinarios para la ganadería

Servicios de medicina general

Servicios de medicina especializada

Servicios dentales

Servicios quiroprácticos

Servicios de optometría

Servicios de psicología

Servicios de audiología y de terapia ocupacional, física y del lenguaje

Servicios de nutriólogos y dietistas

Otros Servicios para el cuidado de la salud

Servicios de planificación familiar

Servicios de enfermería a domicilio

Otros servicios de apoyo

Servicios de traducción e interpretación

Dirección de corporativos y empresas financieras

Dirección de corporativos y empresas no financieras

Servicios de administración de negocios

Servicios de preparación de documentos

Servicios de investigación de solvencia financiera

Otros servicios de apoyo secretarial y similares

Servicios de investigación y de protección

Guía de turismo

Guías de turismo que trabajan por cuenta propia

 Servicios inmobiliarios y de administración de inmuebles

Servicios de administración de inmuebles

Otros servicios relacionados con los servicios inmobiliarios.

Por: Redacción

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario