La deducibilidad de los anticipos para gastos
octubre 30, 2018
Salario base del pago del aguinaldo
noviembre 1, 2018

El fondo de previsión social en las sociedades cooperativas

Los artículos 53 y 57 de la Ley General de Sociedades Cooperativas precisan que estas podrán constituir un fondo de previsión social destinado a reservas:

  1. Para cubrir riesgos y enfermedades profesionales.
  2. Para formar fondos y haberes de retiro de socios.
  3. Para formar fondos para primas de antigüedad.
  4. Para formar fondos con fines diversos que cubran: gastos médicos y de funeral, subsidios por incapacidad, becas educacionales para los socios o sus hijos, guarderías infantiles, actividades culturales y depor­tivas y otras prestaciones de previsión social de naturaleza análoga.

Al inicio de cada ejercicio, la asamblea general de cooperativistas debe fijar las prioridades para la aplicación de fondo citado de conformidad con las perspectivas económicas de la sociedad cooperativa. Las prestaciones derivadas del fondo de previsión social, son independientes de las prestaciones a que tengan derecho los socios por su afiliación a los sistemas de seguridad social. Las sociedades cooperativas en general, deberán de afiliar obligatoriamente a sus trabajadores y socios que aporten su trabajo personal, a los sistemas de seguridad social, e instrumentar las medidas de seguridad e higiene en el trabajo, así como de capacitación y adiestramiento.

El artículo 58 del referido ordenamiento señala que el fondo de previsión social se constituirá con la aportación anual del porcentaje, que sobre los ingresos netos, sea determinado por la asamblea general y se aplicará a los fines señalados. El porcentaje podrá aumentarse según los riesgos probables y la capacidad económica de la sociedad cooperativa.

La fracción XXI del artículo 27 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta dis­pone que tratándose de gastos que conforme a la Ley General de Sociedades Cooperativas se generen como parte del fondo de previsión social (a que se refiere el artículo 58 de dicho ordenamiento) y se otorguen a los socios coope­rativistas, los mismos serán deducibles cuando se disponga de los recursos del fondo correspondiente, siempre que se cumpla con los siguientes requisitos:

a) Que el fondo de previsión social del que deriven se constituya con la aportación anual del porcentaje, que sobre los ingresos netos, sea determinado por la Asamblea General.

b) Que el fondo de previsión social esté destinado en términos del artícu­lo 57 de la Ley General de Sociedades Cooperativas, según lo comen­tamos, a las siguientes reservas:

  1. Para cubrir riesgos y enfermedades profesionales.
  2. Para formar fondos y haberes de retiro de socios.
  3. Para formar fondos para primas de antigüedad.
  4. Para formar fondos con fines diversos que cubran: gastos médicos y de funeral, subsidios por incapacidad, becas educacionales para los socios o sus hijos, guarderías infantiles, actividades culturales y depor­tivas y otras prestaciones de previsión social de naturaleza análoga.

Para aplicar la deducción a que se refiere este numeral la sociedad coo­perativa deberá pagar, salvo en el caso de subsidios por incapacidad, directamente a los prestadores de servicios y a favor del socio coope­rativista de que se trate, las prestaciones de previsión social correspon­dientes, debiendo contar con los comprobantes fiscales expedidos a nombre de la sociedad cooperativa.

c) Acreditar que al inicio de cada ejercicio la Asamblea General fijó las prioridades para la aplicación del fondo de previsión social de confor­midad con las perspectivas económicas de la sociedad cooperativa.

Por: Redacción

 

Deja un comentario