Salario base del pago del aguinaldo
noviembre 1, 2018
La deducibilidad de los gastos deducibles de servicios públicos o contribuciones locales y municipales
noviembre 8, 2018

Apertura de cuentas bancarias

A las personas que abren una cuenta a su nom­bre en las entidades del sistema financiero o en las sociedades cooperativas de ahorro y préstamo, en las que recibirán depósitos o realizarán operaciones, les es obligatorio inscribirse al Registro Federal de Contribuyentes, pero, solo en aquellos casos en que depósitos u operaciones sean susceptibles de ser sujetos de contribuciones. Sin embargo, quien juzga esa susceptibilidad es la autoridad fiscal. Esta afirmación tiene sentido a partir de lo dis­puesto por la fracción III del artículo 33 del Código Fiscal de la Federación, en la que se señala que la autoridad fiscal podrá generar la clave de Registro Federal de Contribuyentes con base en la informa­ción de la Clave Única de Registro de Población de los contribuyentes, a fin de “facilitar su inscripción a di­cho registro”. Contrariamente a lo que se señala, esta disposición tiene la finalidad no de facilitarle la inscripción a la persona física, sino facultar a la autoridad exactora para inscribir a las personas cuando estas no lo hagan. Si un contribuyente efectúa depósitos a sus cuentas, digamos por ejemplo, derivado de un préstamo que le efectuaron, no estaría obligado a inscribirse en el referido registro, sin embargo, la autoridad le presio­nará para que pague el impuesto, y sin que medie consentimiento lo inscribirá, no importa que el contri­buyente no esté realizando una actividad económica o lucrativa o que no tenga un domicilio fiscal, pues para ello el domicilio que proporcionó el cuentaha­biente al abrir su cuenta bancaria se considerará do­micilio fiscal. Esto le permitirá a la autoridad fiscal el seguimiento del contribuyente para poder exigirle el cumplimiento de obligaciones tributarias. Las autori­dades fiscales pueden contar con la infor­mación que los cuentahabientes le proporcionen a las entidades financieras con la finalidad de poder, en todo momen­to, localizarlos.

El Servicio de Adminis­tración Tributaria está facultado para practicar actos de fiscalización en el domicilio del contribuyente. Es el inciso d) de la fracción I del artículo 10 del Código Fiscal de la Federación, el que faculta a la autoridad exactora a darle efectos fiscales al domicilio que los usuarios de los servicios financieros hayan manifes­tado a las entidades financieras y socieda­des cooperativas de ahorro y préstamo. Solo como una mínima defensa del contribuyente está establecido que el ci­tado domi­cilio debe ser tomado como última opción, esto es, en los casos en que aquel no haya manifes­tado algún domicilio fiscal.

Por: Redacción

Deja un comentario